Nuestros amigos de metal y poliuretano no solamente son unos buenos compañeros de fiesta (ya hemos visto bomberos y cirujanos cumpliendo sus labores); Carterpillar, que no es tonta, se ha dado cuenta de ello, y ya está pensando en la forma de aprovechar sus habilidades innatas para mantener su liderazgo en el negocio de la maquinaria pesada de construcción.

CAT invertirá una buena suma de sus beneficios en I+D con la intención de crear excavadoras capaces de trabajar sin un operador a sus mandos. De forma paralela a su investigación en la tecnología de pila de combustible, la compañía quiere utilizar los datos facilitados por el sistema de posicionamiento GPS para examinar la geografía del terreno sobre el que se encuentran las máquinas, y conocer sus coordenadas. La idea básica pasa por fabricar una nueva generación de mamuts amarillos que podrían recibir sus órdenes para excavar, apisonar y mover desde la oficina, utilizando un módulo de control remoto (por eso de que no es una idea muy brillante dejar a una apisonadora de 8 toneladas haciendo sus cosas de forma autónoma). La compañía espera que tu próxima zona de obras se convierta en una escena sacada de cierta película de Schwarzenegger en unos 10 o 15 años, así que ya puedes ir preparando esos taladros de roca tamaño XXL para hacer frente a lo inevitable.

[Artículo en inglés]

Carterpillar quiere vender maquinaria de obras robotizada

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres