TakaraTomy no estará feliz hasta que sus robots rapten puedan criar a nuestros hijos. Su último invento es el Issho Ni Nenne (a la derecha izquierda, por si no te das cuenta), fabricado en colaboración con Disney y con un precio de venta de 5.229 yenes, que vienen a ser 33 euros/45 dólares. ¿La novedad? El peluche cuenta con un reproductor de audio cargado con sonidos del vientre materno. Sí, aparentemente alguien metió un micrófono en el interior de una señora en estado de buena esperanza mientras ponían música en la habitación, y la grabación de los fluidos deslizándose, los latidos del corazón y la amortiguada música de fondo pueden hacer que un bebé se duerma en un periquete como por arte de magia. ¿Y qué sucede cuando la criatura se despierta y se da cuenta de que no está de nuevo en su cálido y maternal apartamento gestacional? Entonces, Mickey detecta los lloros del bebé y genera un sonido especial que hace que el bebé se olvide de por qué estaba llorando. Otro cóctel de música embrionaria y de vuelta a sobar la almohada. ¡Magia!

[Vía Digital World Tokyo]
[Artículo en inglés]

El Issho Ni Nenne de TakaraTomy duerme a los bebés mejor que un biberón de Vodka

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres