Robots y piscinas parecen enemigos irreconciliables, pero los nuevos autómatas de limpieza Verro 600 (en la foto) y Verro 300 de iRobot disfrutan como ningún otro chapoteando en el agua, y deberían darle un buen repaso a cualquier aspirador convencional. Lo cierto es que estos no son los primeros robots de limpieza de piscinas; antes que ellos llegó el Aquabot T2 de Aqua Products, precisamente la misma compañía con la que iRobot se ha asociado para crear los Verro. Ambos modelos son capaces de limpiar una piscina de arriba a abajo en entre 60 y 90 minutos, empleando un sistema de inteligencia artificial patentado y una combinación de succión, chorros de agua y filtros. El Verro 300 cuesta 799 dólares (595 euros) y ha sido diseñado para pasearse por superficies de hormigón normal y en spray, mientras que el más caro Verro 600, de 1.199 dólares (892 euros), se encarga de sacar brillo a piscinas de vinilo, baldosines y fibra de vidrio.

Y ahora la pregunta botánica-chorras del millón: ¿Verro? ¿Y por qué no Berro?
Galería | 12 Fotos

iRobot lanza dos limpiapiscinas robóticos (no se cansan, no cobran)

iRobot lanza dos limpiapiscinas robóticos (no se cansan, no cobran)

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres