La buena gente de Berna, en Suiza, tuvo un espantoso despertar hace unos días cuando el mini-reactor autónomo a pila de hidrógeno Hyfish sobrevoló sus cielos con un ruido que parecía vaticinar el Apocalipsis. Este pequeño UAV, según comentan sus creadores el primero del mundo en su clase, no se conformó con despegar y ya está, realizando varias acrobacias aéreas e incluso rozando los 200 km/h para deleite de los aficionados a la robótica y el aeromodelismo. Por el momento no hay planes para crear una versión controlada por un ser humano, aunque Horizon Fuel Cell Technologies (que echó una mano en su desarrollo) dice que puede imaginarse su tecnología implementada en otros vehículos aéreos no tripulados, otorgándoles una autonomía de vuelo de entre 15 y 30 horas.

Vídeo tras el enlace, no te lo pierdas.


[Artículo en inglés]

0 COMENTARIOS

Hyfish, el primer UAV a pila de combustible despega