Varios ordenadores fuera de combate a bordo de la Estación Espacial Internacional encargados de los sistemas de orientación, oxígeno y agua, podrían obligar a los tres residentes del hotel espacial a permanecer más tiempo del que pensaban comiendo cacahuetes en gravedad cero, o directamente a saltar a la lanzadera más próxima para volver a casa. Los equipos, de fabricación rusa, son críticos para mantener las condiciones de a bordo a niveles habitables, y aunque todavía quedan 56 días de oxígeno dentro y los astronautas pueden controlar los impulsores manualmente, hemos visto 2001 demasiadas veces como para saber que espacio exterior y ordenadores locos son una combinación terrorífica. Por el momento la causa del fallo está sacando de quicio a los ingenieros rusos con la tarea de solucionar el problema (psst, tenemos una idea), aunque se sospecha que algunos desvaríos eléctricos con los nuevos paneles solares dejados por el Atlantis podrían ser los culpables.

Para estar a la última, apunta tu telescopio al cielo y busca un puntito incandescente en el firmamento. Es broma, sabemos que HAL nunca haría tal cosa. ¿O tal vez sí?

[Artículo en inglés]

Un fallo informático pone en peligo la Estación Espacial Internacional

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres