Posiblemente pensabas que era imposible encontrar un Pong capaz de sorprenderte a estas alturas, pero el de hoy riza el rizo. Mike McCracken ha conseguido eliminar completamente el apartado visual del juego y los controles de toda la vida, peso a lo cual, el clásico de 1972 sigue reteniendo toda su jugabilidad. Esencialmente, el usuario recibe señales acústicas a través de un par de auriculares estéreo, y ha de ladear la cabeza hasta que consigue centrar el sonido. La secuencia de movimientos va acelerándose conforme progresa la dificultad, y si no puedes mantener el sonido en el centro se activa una luz para avisarte de tu fracaso como jugador. De todas formas lo mejor será que le eches una ojeada al vídeo que te dejamos abajo, vale más que cualquier explicación.




[Artículo en inglés]

Audio Ping Pong: Como jugar a Pong, pero con los ojos cerrados

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres