Curiosa la idea que han tenido los diseñadores Michael Mandiberg y Patrick Davison para reforzar la seguridad de los ciclistas en la ciudad. No se trata de ningún sistema de airbags incorporado en el cuerpo de la bicicleta, sino una simple pegatina reflectante. Con la ayuda del vinilo 3M Scotchlite, estos artistas han vestido sus bicicletas completamente de negro, pero sólo a simple vista, ya que en el momento que reciban el alumbrado de un foco pasará a ser de color blanco.

Este material es el mismo que se utiliza en los chalecos de protección reflectantes, sólo que el cambio es mucho más impactante que el del clásico plata. Puedes ver el resultado en un par de vídeos que tienes a continuación. Por cierto, mucha seguridad reflectante en la bicicleta, pero hay algún que otro ciclista al que se le ha olvidado el casco...






[Vía DVICE]

Bright Bike: La bicicleta que brilla en la oscuridad