Olvídate de las supercuquis robot con dones de masas: tú lo que quieres es esta bestiezuela voladora. Mide 145 x 87 x 90 mm, requiere seis pilas AA, y proporcionará los despertares más terroríficos a tu madre como se te ocurra posarla sobre sus narices mientras duerme la siesta. Aunque viendo sus dimensiones, posiblemente también funcionará a la perfección con rudos estibadores portuarios.

Sugerencia de uso: aléjate mientras controlas la cucaracha con el mando, no sea que empiecen a volar todos los objetos decorativos de la casa que no estén firmemente atornillados.

Su precio es de 60 dólares/46 euros.



[Vía io9]

Las cucarachas robot regresan a la acción, ahora con la caballería aérea

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres