Reconócelo. Entrar en esa maloliente cápsula para aliviar tus necesidades te pone un tanto nervioso y para solucionar estos agobios, en la ciudad suiza de Lausanne han tenido una feliz idea: construir un urinario con paredes de cristal líquido y no, no pienses que se trata de un ejercicio de exhibicionismo: los cristales se vuelven opacos cuando se les aplica una tensión eléctrica.

No nos queremos imaginar qué ocurriría si se va la luz en el peor de los momentos, pero no deja de ser una buena solución. Tienes un vídeo demostrativo tras la pausa.


[Artículo en inglés]

Vídeo: urinarios transparentes, para claustrofóbicos compulsivos