¿Quién dice que los Androides sólo saben trabajar? Una compañía llamada Hardkernel quiere adentrarse en el tremendo, agitado, y casi siempre desastroso mercado de las consolas portátiles (al menos si no te llamas Sony o Nintendo) con su propia máquina de juegos, demostrando que el sistema operativo del robot aún tiene mucho que decir.

Su ODROID, que es como se llama el aparato, es una máquina de juegos con pantalla capacitiva de 3,5 pulgadas y 320x480 píxeles, cuyo principal aliciente es el uso de una CPU Samsung ARM S5PC100 Cortex A8 a 600 MHz como la utilizada por el iPhone 3GS. Esto, en otras palabras, garantiza una potencia de procesamiento fuera de toda duda. Precisamente pensando en aprovechar dicho apartado, ODROID ofrece una salida HDMI para reproducir vídeos a 720p y otra de vídeo compuesto, aunque tampoco podemos olvidarnos de las ranuras microSD/SD, ni de la conectividad WiFi.

Menos tilín nos hace su prehistórico diseño (¿estamos asistiendo al renacer de la WonderSwan?), pero esperamos que eso pueda cambiar con el tiempo... Por cierto que, hablando de tiempo, por el momento Hardkernel no le ha puesto fecha ni precio de lanzamiento, así que tómatelo con calma.

ODROID: ¿La primera consola portátil Android?

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres