Tras conocer de la existencia del CushionSpeaker, necesitábamos comprobar con nuestros propios ojos (o mejor dicho, piernas) cuánto de cómoda es realmente esta base-altavoz de Philips. La verdad es que la impresión ha sido bastante positiva: su cojín es confortable, el tamaño amplio y no resulta pesado en las piernas. El altavoz que incorpora cumple con las expectativas y su uso es realmente sencillo: sólo debes alargar el cable USB retráctil, conectar al portátil y listo para utilizar.

Eso sí, como punto flaco a destacar, hay que decir que la superficie de apoyo está hecha de plástico puro y duro por lo que resulta bastante fácil que el portátil se deslice si nos inclinamos demasiado -vamos, que la foto promocional de los de Philips no se la creen ni ellos-.

Si esto no te supone un problema (ni el hecho de que no actúe como disipador de calor), que sepas que el Philips CushionSpeaker estará disponible en breve por un pecio de 69 euros. Tras el salto te dejamos con un pequeño vídeo demostrativo para que lo veas funcionando y a continuación con una completa galería de imágenes. No te cortes y cliquea.

Philips CushionSpeaker, probamos el cojín-altavoz para portátiles [IFA 2009]

Ver todas las fotos

12 FOTOS



5 COMENTARIOS

Philips CushionSpeaker, probamos el cojín-altavoz para portátiles [IFA 2009]
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)