No estarías pensando que la NASA iba a dejar en manos de los robots la conquista del espacio, ¿verdad? Dado que nuestros amigos de plástico todavía necesitan ser llevados del collar con mucho cuidado (y tampoco es cuestión de jugársela con la conexiones Luna-Tierra, que luego llega la tarifa del roaming), la agencia espacial de Estados Unidos ha estado probando en Arizona su nuevo rover selenita, un vehículo modular que durante 14 días ha completado una serie de pruebas para demostrar su funcionamiento en condiciones similares a las de la Luna.

Su LER, o Lunar Electric Rover, es un vehículo con baterías de iones de litio recargables desde un enchufe, aunque también dispone de un generador a pedales para las emergencias. Dispone de dos motores con 20 caballos de potencia combinada para desplazarse por la desértica superficie de nuestro satélite, y a diferencia de los arcaicos vehículos utilizados en las misiones Apollo, puede recorrer nada menos que 241 km (el antiguo tope era de 9,7 km, una limitación marcada por el oxigeno que tenían los astronautas para regresar "a pata"). Una ventaja añadida es que cuenta con una cabina desmontable presurizada, de forma que si hubiera problemas de cualquier tipo, los exploradores podrían quedarse en su interior mientras llega un equipo de rescate en un segundo LER.

Si quieres ver en funcionamiento a este animalejo de 12 ruedas pivotantes, sólo tienes que dar el salto.



[Artículo en inglés]

Vídeo: El nuevo rover lunar de la NASA completa sus 14 días de pruebas

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres