El universo Android cada vez está más presente en el mercado de los teléfonos móviles. Hasta ahora, disfrutar de este sistema operativo en nuestro bolsillo parecía exclusiva de HTC, pero sin embargo poco a poco vemos cómo otros fabricantes se están animando a dar el paso y apostar por la propuesta de Google.

Uno de ellos ha sido Samsung, que con el lanzamiento del i5700, más conocido como Galaxy, se sumerge con decisión y nos ofrece un dispositivo muy completo y atractivo, que podría convertirse en una alternativa seria a todo lo visto hasta ahora.

El Samsung Galaxy ha sido el cuarto teléfono Android en llegar a España tras los HTC Dream, Magic y Hero. Lo ha hecho de la mano de la operadora Yoigo, que lo ofrece actualmente por 99 euros junto con un contrato de 18 meses, aunque también es posible adquirirlo libre por unos nada despreciables 499 euros.

Samsung Galaxy: Analisis

Ver todas las fotos

18 FOTOS


Hardware


Características

El Samsung Galaxy tiene unas características muy interesantes, aunque tampoco destaca por nada en especial. Es un terminal muy completo cuyo principal punto de interés es la estupenda pantalla que incorpora, de la que hablaremos un poco más adelante. En su interior encontramos un procesador Qualcomm MSM7200A a 528 MHz, memoria RAM de 192 MB, Wi-Fi 802.11g, GPS, Bluetooth 2.1 A2DP y cámara de 5 megapíxeles con flash LED. Sus características completas son las siguientes:



Pantalla

La principal y más atractiva característica del Samsung Galaxy es su pantalla AMOLED de 3,2 pulgadas y 320 x 480 píxeles de resolución. Su claridad y definición en los colores hacen que el visionado de vídeos o fotografías en este modelo sea excelente, y es que en comparación con otros terminales como el Hero, esta pantalla ofrece una experiencia y unas posibilidades muy positivas. Es capaz de mostrar hasta 16 millones de colores y al contar con un sensor lumínico, se ajusta automáticamente el brillo en función del entorno en el que nos encontremos. Hay que destacar en el aspecto negativo que al sol no se ve prácticamente nada y tenemos que hacer contorsionismo con la mano para encontrar un punto en el que sea legible. Por otra parte, la sensibilidad es altísima y en muchísimas ocasiones pulsaremos la opción no deseada o la letra que no queremos escribir, pero es algo a lo que hay acostumbrarse con el uso. Por último, y no por ello menos importante, comentar que la pantalla es muy amiga de las manchas y de dejar el rastro de los dedos. No hace falta haber comido patatas fritas con la mano para que al pasar el dedo dejemos todo un rastro impregnado en ella. Aunque lo cierto y verdad es que es bastante complicado no dejar huellas en todo el teléfono.

Teclado

El Samsung Galaxy no dispone de un teclado físico, sino que nos ofrece una botonera simple en el frontal bajo la pantalla. Tenemos los clásicos botones de inicio, volver, menú, llamar y colgar, así como un cuadro direccional clásico y un botón central de OK que reemplazan el trackball al que estamos acostumbrados en otros modelos, como el HTC Hero. Con este cambio, el terminal de Samsung gana en estética externa, pero pierde gran parte de la funcionalidad al tener que pulsar botones lo que en otros terminales se consigue deslizando el dedo. Para escribir haremos uso del teclado virtual que ofrece Android, siendo mucho más accesible cuando lo hacemos en horizontal que en vertical, ya que el ancho de la pantalla facilita que pulsemos la letra deseada y no algunas de las de alrededor.


Batería

La batería, de 1.440 mAh, debería suponer una considerable duración, tiempo de espera y en conversación. Esto, unido a que la pantalla es de bajo consumo debería proporcionarnos un tiempo de uso relativamente alto, pero desgraciadamente no es así. Usando el teléfono con una actividad mediana al día (twittear alguna vez, consultar el correo, hacer un par de llamadas y tomar un par de fotos) reducirá considerablemente la duración, siendo un lastre para personas que quieran disponer en el Galaxy una alternativa a su ordenador portátil para gestiones simples. Para ponerlo aún más claro, se ha tenido que cargar el teléfono cada noche al llegar a casa, y en muchas ocasiones no ha aguantado encendido apenas 5 ó 6 horas. Quitando programas como Twitter, conectando sólo a través de redes 2G y desactivando extras como el Bluetooth es como se consigue que aguante decentemente una jornada entera.

Exterior

En cuanto al resto de características exteriores, el Galaxy ofrece en su lateral derecho dos botones, uno para la cámara y otro exclusivamente para bloquear y desbloquear el sistema apagando la pantalla. En el costado izquierdo encontramos el control del volumen, que nos sirve tanto para ajustarlo en una llamada, viendo un vídeo de YouTube o jugando. Es una pena que reaccione siempre, incluso al hacer una foto y si se pulsa sin querer aparece el indicador en la pantalla, retrasando la fotografía varios segundos, pero será algo que se corregirá con el tiempo. En la parte superior encontramos una pequeña ranura MicroUSB y conexión universal de 3,5 mm para auriculares.



Software

Sistema

Como ya sabemos, el teléfono incluye el sistema Android en su versión 1.5 y sin ningún añadido. Es decir, lo trae tal cual y no incluye mejoras específicas del fabricante como hizo HTC con el Sense UI para el Hero y en breve para el Magic (o como Motorola y su MotoBlur). De esta manera, y al encontrarnos con el sistema "a secas", tenemos que hay muchas opciones y posibilidades no son como esperábamos o directamente no son posibles. Un ejemplo es que para algo tan sencillo y habitual como enviar un archivo por bluetooth a otro teléfono hay que mover tierra, mar y cielo para conseguirlo.

Cámara de fotos

Los 5 megapíxeles del sensor del Galaxy permiten realizar fotografías a gran tamaño, aunque lamentablemente después dichas imágenes sean una calidad tirando a mediocre. Comparadas con las que hace un N95 8GB con óptica Carl Zeiss se descubren las deficiencias, pero es una cámara que sin embargo nos sacará de más de un apuro cuando queramos fotografiar. Además, nos permite compartir al instante la captura en diferentes redes como Facebook, Picasa, Twitter y demás, siempre que tengamos una aplicación instalada que lo habilite. En cuanto a los vídeos, prácticamente lo mismo. En comparación se notan las deficiencias pero en solitario hace un gran apaño y permite subir grabaciones directamente a YouTube. A continuación disponéis de varias fotos realizadas con el teléfono y de un vídeo subido directamente desde la playa, para que veáis la calidad real con la que trabaja el Galaxy.

Samsung i7500 Galaxy: Análisis

Ver todas las fotos

7 FOTOS





Multimedia

En cuanto a la reproducción de diferentes medios, nos encontramos con un teléfono versátil que nos permite disfrutar de los principales formatos conocidos hasta ahora tanto en vídeo como en audio. Bien es cierto que no están todos, pero gracias al Android Market podemos recurrir a aplicaciones que nos permitirán ampliar el rango y disponer de mayor repertorio. Su gran baza es la estupenda pantalla, que nos permite ver vídeos en YouTube con calidad mejorada y con un contraste y un brillo superiores a la mayoría de terminales del mercado. Dispone de un altavoz en la parte trasera que nos facilita una buena audición del manos libres o los vídeos, pero que ni de lejos se asemeja, de nuevo, a la calidad que ofrece el N95 8GB en ese aspecto.

Conectividad y navegación

Disponemos de Bluetooth 2.1 A2DP que sincronizará y conectará perfectamente con el manos libres del coche, ofreciendo la posibilidad de transferir la agenda al vehículo e incluso acceder a los SMS, aunque eso depende más del sistema que tengamos instalado que del teléfono. En cuanto al Wi-Fi, funciona sin problemas aunque su uso disminuye el rendimiento de la batería, como es lógico. En cuanto a la navegación, el propio software incluido es realmente excelente y práctico, aunque el hecho de que no soporte flash lo limita muchísimo en comparación con el Hero, por ejemplo. Si probamos a usar otro navegador como el Opera, vemos sus carencias y que no está plenamente integrado con el sistema, y al final debemos volver al que viene de serie.


Conclusión

Si estuviéramos en la escuela y tuviéramos que calificar de alguna manera al Galaxy, el veredicto sería de notable, pero difícilmente llegaría a ser sobresaliente. ¿Motivos? Los comentados anteriormente. Aunque dispone de una pantalla excepcional y de un diseño exterior bastante atractivo, lo que realmente nos echa para atrás es que es un terminal que parece estar sin pulir, sacado rápido y sin pensar mucho, simplemente para marcarse el tanto en Samsung y alardear de tener un modelo con Android. Lo cierto es que esperábamos un dispositivo a medio camino entre el Magic y el Hero, pero sin embargo tras haber podido probarlo durante varias semanas, finalmente se queda un peldaño por debajo del Magic y dos por debajo del Hero (que hoy por hoy es la mejor alternativa en el mercado). Samsung podría haber hecho un poco más y ofrecer añadidos como hacen HTC con el Sense UI y Motorola con el MotoBlur, pero no ha sido así y es una verdadera lástima. Su batería se evapora como el agua en verano y en más de una ocasión nos ha dejado incomunicados varias horas hasta llegar a casa y poder cargarlo. En el lado positivo de la balanza recaen aspectos como su estupenda pantalla AMOLED, el bonito y compacto diseño exterior, la presencia de un jack de 3,5 milímetros y las enormes bondades que ofrece Android 1.5.

4 COMENTARIOS

Samsung i7500 Galaxy: Análisis
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)