¿Cómo? ¿Una báscula WiFi? Pues sí, y llega de la mano de unos fabricantes franceses que han creado Withings, la primera báscula WiFi. Se trata de una báscula digital con una atractiva pantalla retroiluminada que además del peso, te dará otra serie de datos que comentamos tras el salto. Pero lo mejor de esta báscula está en lo que no se ve: se conecta de forma inalámbrica al router y podremos trazar el peso en una web, e incluso compartir estos datos en Twitter. Seguimos más abajo.
Galería | 7 Fotos

Withings, probamos la báscula WiFi

Actualizado: la báscula tiene un 10% de descuento hasta el lunes con el código "BLACKFRIDAY_CODE" haciendo clic en este enlace.

Diseño

Lo primero que llama la atención de la báscula es su diseño: está muy cuidado, con un embalaje blanco inmaculado y sin apenas botones ¿te suena? Pues sí, es inevitable que te recuerde a Apple y es que parece que a nivel de diseño y funcionalidad, recoge el minimalismo y sencillez de los de Cupertino. La báscula no tiene botones por ningún lado y su instalación es sencillísima, con un interfaz en web que explica todo en tres sencillos pasos.

La báscula

El funcionamiento de la báscula es el convencional: te colocas encima (descalzo, luego explicamos por qué) y hay que esperar unos 15 segundos a que Withings haga todos los análisis. Una vez concluido ese lapso de tiempo, la báscula enviará todos los datos al servidor y acto seguido podremos ver la evolución del peso en la web. Withings mide el peso, el Índice de Masa Corporal (IMC) y el nivel de grasa. Esta última medición se hace mediante "impedanciometría bioeléctrica", sistema que, según Charles Gourio de Withings, "consiste en la inyección de una corriente de muy poca intensidad (absolutamente indolora y sin peligro alguno) en los pies, así como la medición simultánea de la resistencia eléctrica a la que se enfrenta esta corriente." (Ahora entenderás por qué era necesario estar descalzo).


Ventajas

Te estarás preguntando ¿qué novedad aporta la báscula a nivel funcional? la principal novedad es que puedes -aparte de analizar los datos en todo lo ancho de pantalla del ordenador (y del iPhone, porque cuenta con aplicación propia)- compartir los datos con terceros. Aquí tienes dos opciones: hacer público tu peso en Twitter o en tu blog (no está mal para hacer retos y para motivarse) o bien compartirlo de forma privada con tu médico o dietista.


Conclusión

¿Merece la pena la báscula? Dependerá básicamente de tu nivel de implicación en el control de peso. La báscula funciona y lo hace de maravilla, ahora bien, tendrás que evaluar si los 138€ que cuesta (gastos de envío en España incluidos) merecerán la pena o no. Razones de peso, ya sabes...

Withings, probamos la báscula WiFi

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres