Por extraño que parezca, es posible que los airbags lleguen antes al exterior de los helicópteros que su interior. ¿El mundo al revés? No tanto, dado que en los accidentes aéreos los choques no son tan localizables como en un automóvil, y en ocasiones simplemente se necesitaría reducir la velocidad de impacto para salvar las vidas de los ocupantes. El proyecto Subsonic Rotary Wing de la NASA ya está en ello, y recientemente ha realizado con éxito su primera prueba.

Para su ensayo, la agencia espacial estadounidense tomó un helicóptero donado por el ejército e instaló entre los patines una especie de almohadas de kevlar diseñadas en forma de panal de abeja, de forma que en caso de que el aparato se diera un barrigazo contra el suelo, este colchón pudiera disipar la mayor parte del impacto.

En la prueba, el helicóptero se inclinó en un ángulo de 33º antes de lanzarlo contra el pavimento a una velocidad vertical y horizontal de 53,1 y 52,5 km/h respectivamente, no antes de llenarlo con cuatro maniquís como los utilizados en los test de choque convencionales. ¿El resultado? Aparentemente, el helicóptero y sus ocupantes salieron prácticamente indemnes. El siguiente paso será repetir la prueba sin protecciones para comprobar la efectividad del sistema. Menos mal que los dummies no piden aumentos de sueldo ni cobran plus por peligrosidad.

2 COMENTARIOS

La NASA crea un "airbag" para helicópteros
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)