¿Conseguirá Palm levantar algún día la cabeza? Hace un año, no mucho después del CES 2009, se presagiaban días de vino y rosas tras el lanzamiento del Pre y el bautismo de fuego de webOS, pero el fabricante de teléfonos móviles declaró ayer una pérdida de 22 millones de dólares durante su tercer trimestre fiscal; cifra que ha tumbado sus acciones en la bolsa más de un 25%, cayendo por primera vez por debajo de los 5 dólares. Pintan bastos, por tanto. Pero... ¿qué sucederá ahora? ¿Cómo piensa Palm poner freno a la sangría? Mientras los analistas sugieren que vendas tus acciones, Jon Rubinstein, CEO de la compañía, dice que "aguarda próximos lanzamientos en colaboración con nuevos operadores", que con suerte ayudarán a recuperar las finanzas de Palm. Porque tal y como están las cosas, es eso, o dejar que sea lo que la divina providencia quiera. Mal asunto. Esperemos que el hardware y sus nuevos socios consigan el milagro.