Skip to Content

AOL Tech

El CEO de Foxconn habla: "No somos un taller clandestino"

Pedrada tras pedrada, Foxconn se está quedando sin ventanas, así que era cuestión de tiempo que su jefe saliera al estrado para poner las cosas claras, o al menos para que expusiera su punto de vista sobre todas esas acusaciones que ponen al fabricante chino de negrero para arriba. En un comunicado con la firma de Guo Tai-ming, el CEO de Foxconn afirma: "creemos que de ninguna manera somos un taller clandestino. Es muy difícil manejar un equipo de producción de más de 800.000 personas. Con otros del resto del mundo la suma es de casi 900.000, así que hay mucho trabajo que hacer todos los días. Sin embargo, creemos que pronto seremos capaces de estabilizar la situación".

Esperamos que sea así, porque esta mañana se ha conocido que ha muerto un nuevo trabajador al arrojarse desde un edificio de la compañía en Shenzhen, llevando el número de fallecidos en ese mismo lugar a 11 personas. Por si esto fuera poco, un nuevo reportaje con cámara oculta muestra que los empleados han de firmar un contrato en el que se comprometen a trabajar entre 60 y 100 horas extra cada mes, lo que supera ampliamente el límite legal de 35 horas. Además, los encargados abusan verbalmente de los trabajadores, e incluso reducen las pagas de sus bonificaciones por productividad de forma aleatoria, que complementan un sueldo mínimo de 900 yuanes (107 euros/132 dólares); muy reducido teniendo en cuenta las ganancias de la empresa y su posición en China.

Y el desastre no termina ahí: Foxconn ha perdido 50.000 empleados cada mes en el último trimestre. La situación se ha vuelto tan desesperada para la compañía que así como antes era necesario tener los estudios secundarios para ser contratado, ahora basta con proporcionar una prueba de identidad. Para poner freno a esta fuga de empleados Foxconn contrató 50 nuevos orientadores en los últimos dos días, y los jefes a pie de línea han recibido órdenes para que recojan el sentir de la plantilla. Nosotros sólo podemos decir que si el propio jefe de Foxconn tiene que aclarar a los medios que su empresa, uno de los mayores fabricantes de productos electrónicos del mundo, no es un taller clandestino, algo está increíblemente torcido en su forma de hacer negocios. Y no es sólo el trabajo de sus relaciones públicas.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL