Sabes de sobra que el régimen norcoreano no es un ejemplo de libertades ni de riqueza económica. Pues bien, la cerrazón a la que el Amado Líder -como se hace llamar- tiene sometido a su país no es óbice para que hagan un guiño a las nuevas tecnologías... a su manera.

Según podemos leer en un blog ruso que se edita en Pyonyang (extraño, dada la censura existente a la Red en Corea del Norte), los ciudadanos de la república asiática podrán contar, además de su racionamiento diario, con la opción de comprar una PDA, eso sí, sin ningún tipo de conectividad (ni WiFi, ni Bluetooth, ni GSM, ni GPS). No corre Android, precisamente, sino algo más acorde con otros tiempos: Windows CE (o al menos, eso deducimos por los iconos).

El dispositivo cuenta con un diccionario electrónico, un mapa del país, juegos, reproductor multimedia y un procesador de textos. También pone a disposición del usuario un stylus para poder maniobrar en la pantalla táctil resistiva. El modelo más alto, cuenta con una capacidad de almacenamiento de 8 GB con slot microSD y costará el equivalente a 140 dólares/99 euros, toda una fortuna para un país donde el hambre es la primera preocupación.

Corea de Norte tiene ya su PDA gracias al Amado Líder