Skip to Content

AOL Tech

Nexus S, análisis

El Nexus S ya ha aterrizado en España, por lo que no veíamos mejor momento que ahora para realizar un análisis del terminal y darte a conocer así las principales características de este interesante androide. Recuerda que este smartphone se presentó oficialmente de la mano de Google y Samsung a mediados de diciembre, erigiéndose como el sucesor del famosísimo Nexus One y mirando de reojo a todo un éxito de ventas, el Galaxy S. Ahora llega al país español (con cierto lío en su distribución y características) dispuesto a conquistar a todos aquellos amantes del sistema operativo Android, y probablemente te hayan surgido dudas: ¿hay tanta diferencia respecto al Galaxy S? ¿realmente supone un salto importante este terminal? Por suerte andamos por aquí para respondértelas, así que mejor no divagaremos más e iremos directos al grano: tienes todo lo que necesitas saber sobre el Nexus S esperándote tras el salto.

Vistazo en vídeo





Diseño

El Nexus S guarda bastante similitudes con el citado Galaxy S, aunque también presenta sutiles diferencias. De pantalla generosa (4 pulgadas) y aspecto marcadamente redondeado, apuesta por el plástico como material protagonista de su carcasa, una espalda con similar entramado punteado al visto en el Galaxy y donde se emplazan los logos de sus dos casas responsables: Samsung y Google. También aquí encontramos una protuberancia en la parte inferior, bastante pronunciada en esta ocasión, mientras que en la parte superior se reserva espacio para la cámara, el flash y el altavoz. Los laterales son los encargados, como es habitual, de dar cobijo al botón de control de volumen (a la izquierda, lo suficientemente sobresaliente de la superficie como para que su pulsación sea cómoda), y a la tecla de encendido/bloqueo/apagado (algo más hundido, a la derecha), mientras que en la parte inferior se encuentran el conector microUSB, el micrófono y un puerto de 3,5 mm.

Su frontal, visto apagado, es prácticamente uniforme, siendo su altavoz superior el único elemento que interrumpe la monotonía. Esto es debido a que el Nexus S carece de botones principales físicos, siendo las cuatro típicas teclas androides (Atrás, Menú, Buscar e Inicio) totalmente táctiles. Aún así ofrecen una buena respuesta al tacto y nada más encender el teléfono se iluminan, facilitando que sean fáciles de encontrar en todo momento.
Si lo miramos de perfil llama poderosamente la atención la ligera curvatura de su pantalla (bautizada como Contour Display), según explican, hecha así de manera deliberada para ofrecer una mejor ergonomía al usuario. Sinceramente, no notamos que tan característica cualidad nos ofrezca una experiencia más cómoda que la obtenida con otros terminales de buen agarre, pero si Google lo dice, tampoco pondremos en duda que otros sí puedan hacerlo. Precisamente al hablar sobre ergonomía no podemos evitar quejarnos de su (antes mencionado) sobresalto trasero, a nuestro juicio, culpable de que a la hora de sujetar el teléfono con una mano no nos sintamos cómodos al 100% (tampoco ayudan sus líneas curvas y su acabado plasticoso, que hacen crecer las posibilidades de que el teléfono se te pueda resbalar de las manos en más de una ocasión).

Hardware

El Nexus S disfruta de una espléndida pantalla Super Clear LCD de 4 pulgadas con una resolución de 800 x 480. No podemos más que elogiar la calidad de imagen de su panel y su brillo (hasta tal punto que en numerosas ocasiones hemos trabajado con el teléfono en su nivel mínimo sin que ello supusiera una incomodidad), dos aspectos que realmente satisfacen las expectativas depositadas en él. La respuesta también ofrece un resultado óptimo a nuestros dedos, experiencia que en numerosas ocasiones encontramos también enriquecida por su retroalimentación háptica. ¿Su comportamiento bajo el sol? Bastante bueno, especialmente (obvio) en su máximo nivel de brillo. Es por ello que en este aspecto no se echa realmente de menos el que el terminal no disfrute de una pantalla Super AMOLED, aunque mentiríamos si dijéramos que no se nota una sutil diferencia frente al Galaxy S; puestos frente a frente es cierto que puede apreciarse un contrate y viveza de color mayor en el teléfono lanzado en 2010.


En cuanto a su interior, estamos hablando de un dispositivo con procesador Cortex A8 Hummingbird a 1 GHz , 512 MB de RAM y 16 GB de memoria interna. Por supuesto no prescinde de ninguna de las prestaciones propias de su categoría, tales como la conectividad WiFi (b/g/n), Bluetooth 2.1+EDR, A-GPS, giroscopio, acelerómetro y brújula digital. Incluye además el comentado chip NFC, del que todavía no podemos sacar gran provecho, y en cuanto a su batería, nos encontramos con células de ion litio con una marca de 1500 mAH.

No podemos olvidarnos de mencionar sus cámaras: una frontal (que ofrece una resolución de 640 x 480 pixeles) preparada para las videoconferencias y autoretratos adolescentes (y no tan jóvenes), y otra trasera (5 megapíxeles y flash LED), de la que hablaremos con algo más de detalle un poco más adelante.


Samsung Nexus S
Pantalla Super Clear LCD, 4"
Resolución 480 x 800
Sistema operativo Android (Gingerbread)
Procesador Cortex A8 (Hummingbird)a 1 GHz
GPU PowerVR SGX540
RAM 512 MB
Almacenamiento Memoria Flash iNAND de 16 GB
Expansión No
Conectividad 802.11 b/g/n, Bluetooth 2.1+EDR
Redes 2.5G (GSM/ GPRS/ EDGE) : 850 / 900 / 1800 / 1900 MHz
3G (HSDPA 7.2Mbps, HSUPA 5.76Mbps) : 900 / 1700 / 2100 MHz
GPS
Giroscopio Sí (3 ejes)
Prestación especial NFC
Cámara Frontal 1,3 MPX / Trasera 5 MPX con Flash ( 720 x 480)
Dimensiones 123,9 x 63 x 10,08mm
Batería 1.500 mAh

La realización de las famosas pruebas benchmark se han hecho tan populares, que no queríamos dejar pasar la oportunidad de someter al Nexus S a algunos de los test más conocidos del mundo androide. Tres han sido los exámenes realizados al terminal de Samsung: Linpack, Neocore y Quadrant. Respecto al primero, encargado de calcular millones de operaciones de coma flotante por segundo, nos arroja un resultado medio de 14,262 mflops. El Neocore, indicador del rendimiento gráfico, ofrece un resultado medio de 56 fps, mientras que el Quadrant, por su parte, consigue colocarse en la famosa gráfica de barras con una puntuación de 1636. En el vídeo de repaso del terminal, a partir del minuto 6:50, puedes ver la realización "en directo" del pase 3 de las mencionadas pruebas.


Pase 1
Pase 2
Pase 3
Media
Linpack 14,253 mflops 14,33 mflops 14,204 mflops 14,262 mflops
Neocore 56,0 fps 56,1 fps 55,9 fps 56fps
Quadrant 1415 1743 1751 1636

Software

Como bien sabrás, el Nexus S tuvo el privilegio de estrenarse en el mercado directamente con la ultima versión de Android, la llamada 2.3 o también apodada Gingerbread. Realmente las diferencias respecto a Froyo no son muy espectaculares, por lo que si ya has tenido el gusto de manejarte con la 2.2, sus nuevas virtudes no serán lo que más te enganche del teléfono. Eso de todas formas no significa que desmejoremos sus renovadas prestaciones, encontrando un entorno posiblemente aún más rápido y fluido que en entregas anteriores, con un look más atractivo en su menú e iconos, una barra de estado actualizada, un mejor despliegue de opciones desde menú (con el útil administrador de aplicaciones) y un teclado rediseñado con mejor texto predictivo, selección de texto y copiar/pegar, así como un aspecto diferente (con teclas ligeramente más pequeñas y separadas).

Respecto a este último aspecto y siendo 100% sinceros -postura que mantenemos a lo largo de todo el análisis, sobra decirlo- no hemos percibido una notable mejoría en la experiencia de usuario a la hora de manearnos con el teclado o una comodidad superior a la experimentada a la hora de utilizar un terminal con versiones anteriores a Gingerbread. Bien es cierto que sus nuevas funcionalidades ayudan a que la introducción de texto sea mejor, pero en el acto de teclear como tal no hemos notado nada especialmente diferente. Será, tal vez, cuestión de dedos.

El resto de cualidades propias de los que adoran Android se mantienen invariables: cinco paneles de acción para la instalación de widgets y accesos directos, una inteligente barra de búsquedas, una fantástica sincronización con los diferentes servicios de Google, una tienda de aplicaciones surtida (ojo, ahora las descargas pueden manejarse también desde una app propia) y cuatro teclas básicas bastante resolutivas (atrás, menú, buscar e inicio), entre otras muchas prestaciones.

Cámara

El Nexus S introduce entre sus cualidades la doble cámara, ofreciendo una delantera, pensada para videoconferencia, con una resolución de 1,3 MP, y una trasera, cuya misión es tomar fotos/vídeos y que lista entre sus especificaciones un sensor de 5 megapíxeles y el acompañamiento de flash LED. Este último detalle se echó bastante en falta cuando analizamos el Galaxy S, por lo que encontrarlo disponible en el nuevo terminal de Samsung ha sido de agradecer. Más allá de ello, no encontramos nada especialmente destacable: cumple de manera aceptable, cojeando un poco (como es normal) en situaciones de poca luminosidad, y sus opciones de captura, sin ser demasiado extensas, son suficientes para el empleo que se busca (normalmente) en una cámara de teléfono móvil -en el vídeo de repaso, a partir del minuto 8:20 puedes ver todas las opciones de menú-.

Al igual que nos ocurre con otros teléfonos que también han decidido despojarse de él, echamos algo en falta la inclusión de un botón físico para la captura de fotos/vídeo (que generalmente hace también las veces de lanzador de la propia función). No queremos decir que su disparador virtual responda mal (todo lo contrario), pero tener una tecla que pulsar en la parte superior del dispositivos (en sentido horizontal, claro) creemos que añade un plus de comodidad al usuario.


La impresión recogida a la hora de valorar al calidad fotografica se repite cuando usamos su grabación de vídeo, con unos resultados óptimos durante el día y algo más limitados cuando cae la noche. Una pena que no hayan querido añadirle un soporte de resolución mayor dado que su flash vuelve a prestar ayuda en esta modalidad, permitiendo iluminar mucho mejor (aunque en distancias cortas, ojo) la escena a grabar.



Autonomía

Curiosamente no hemos disfrutado esa mejoría notable de batería tan celebrada/prometida con la actualización a Gingerbread. Debemos puntualizar que la versión actual de sistema operativo que nutre nuestra unidad de pruebas es la 2.3.3, con la cual no hemos conseguido experimentar ninguna marca digna de aplauso -se hablaba en algunos foros de la existencia de problemas en algunos terminales con esta última versión de la 2.3, algo que podría estar afectando también al Nexus One-.

De esta forma, con su batería de 1500 mAh, este teléfono promete hasta 6,7 horas en conversación y unos 17 días en stand by, lo que en la práctica se traduce a una vida de aproximadamente un día, bajo un uso medio (consulta correo, un par de llamadas, consulta de algunas páginas webs, arranque de Twitter, Facebook e instalación de algunas apps desde Android Market). Será por tanto recomendable jugar con algunos parámetros para alargar lo máximo posible el aguante del teléfono, manteniendo el Bluetooth desconectado a menos que vayas a usarlo, no tener corriendo más apps de la cuenta y no abusar de su potente brillo de pantalla.

Conclusión

El segundo terminal de Google, esta vez en colaboración con Samsung, llegó a nuestras vidas, como decíamos al comienzo de este análisis, colocándose en el puesto de sucesor del Nexus One. Eso llevaba consigo una responsabilidad bastante grande: seguir contentando a los amantes del smartphone de los de Mountain View al mismo tiempo que ofrecían algo nuevo y diferente que justificara dicho lanzamiento. No dudamos que la primera parte de su cometido la cumple con creces: la simbiosis entre el teléfono y Gingerbread es prácticamente perfecta, ofreciendo la versión más reciente de unos de los SO móviles más interesantes, prometedores y mejor acogidos del momento.

El problema por tanto viene a la hora de hablar de esa esperada innovación. Y es que nos cuesta encontrar un argumento sólido que apoye la "necesidad" de comprar este teléfono. Sí, sabemos que esto suena duro, pero tiene su explicación: quienes vienen de un Nexus One posiblemente noten cierta mejoría (porque existir, existe), pero, tal vez el gasto que realicen en el terminal no compense las ventajas que encontrarán en él. Por su parte, los que ahora disfrutan de un Galaxy S, tampoco tienen nada que envidiar al Nexus S, caso en el que las diferencias son incluso menos que entre los dos Nexus mencionados, e incluso donde hay aspectos, que quizás te importen, donde el Galaxy es superior (como su pantalla Super AMOLED o la posibilidad de grabar vídeo a 720p --en serio aún no entendemos cómo el terminal de Google puede quedarse en la discreta resolución WVGA).

Si ninguno de estos dos planteamientos descritos se identifican contigo, entonces sí es posible que, siempre que seas amante de Android, encuentres en el Nexus S una buena opción de compra. El teléfono tiene una cómoda pantalla (de buena calidad), un sistema operativo que le sienta como un auténtico guante, y los requisitos necesarios para acompañarte en el día a día, satisfaciendo tus necesidades a nivel de conectividad, navegación y entretenimiento.

El Nexus S puede adquirirse en estos momentos en España a través de The Phone House (subvencionado a partir de los 179 euros por Orange o Yoigo) o Vodafone (desde 0 euros, según tarifas). Igualmente puede adquirirse en la primera distribuidora citada de forma libre por 569 euros.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)



Galerías destacadas



Noticias AOL