Los coches con piloto automático aún están muy lejos de nuestras carreteras (pese a los intentos de Google y otras compañías) pero BMW ya está trabajando en un cambio de marchas automático que quiere ser casi más inteligente que los propios conductores. En el contexto de su jornada anual Innovation Days, el fabricante alemán ha anunciado el desarrollo de una nueva transmisión automática de ocho velocidades de tipo adaptativo, capaz de regular su funcionamiento usando datos procedentes del navegador GPS, la información cotejada por el control de estabilidad, cámaras de vídeo y sensores de radar.

Imaginemos por ejemplo que estás conduciendo el coche en un día lluvioso. El vehículo descarga vía conexión de datos la última información meteorológica, y el control de estabilidad adaptativo mide el coeficiente de fricción del firme para evitar el deslizamiento excesivo de los neumáticos. Al mismo tiempo, el GPS averigua cuándo llega la próxima curva, y si detecta que circulas en modo Sport, baja automáticamente una marcha para evitar una posible visita turística a la cuneta.

Transmisión automatica adaptativa de BMW

Ver todas las fotos

6 FOTOS


BMW no ha facilitado una fecha para la integración de esta tecnología, que supera ampliamente el nivel de intervención de sistemas alternativos como el control de crucero adaptativo con localización geográfica de Nissan (que ajusta la velocidad en las aproximaciones a curvas usando datos GPS). Ahora más que nunca, sí que podemos hablar con justificación de encontrarnos ante auténticas niñeras electrónicas. El día menos pensado el coche nos llevará al súper... cogiditos de la mano.

BMW desarrolla una transmisión automática que predice curvas y se adapta al firme

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres