Hace ya algo más de un año, RIKEN presentó el RIBA, un simpático autómata pensado para mover enfermos y ancianos desde la cama a la silla de ruedas sin intervención humana. Ahora, el fabricante japonés vuelve a la carga con la segunda versión de este camillero disfrazado de oso; exteriormente sin grandes cambios visibles, pero dotado de una serie de mejoras técnicas que ahora le permiten inclinarse y recoger personas directamente desde el suelo.

Su reforzada estructura hace posible que RIBA-II pueda levantar en volandas a personas de hasta 80 kg (19 kg más que la generación anterior), y gracias a sus nuevos sensores, también es capaz de medir con mayor precisión el peso que está sujetando, maniobrando de esta forma con mayor suavidad. Adicionalmente, y en caso de que necesite ayuda, RIBA-II incorpora unos controles táctiles en su espalda con los que los asistentes del hospital o geriátrico correspondiente podrán decirle a que habitación tiene que desplazarse.

Según RIKKEN, la versión comercial debería estar lista para el año 2015, cuando saldrá a la venta por aproximadamente 6 millones de yenes (54.700 euros/77.600 dólares al cambio). Es un dinero, sí, pero no podemos olvidar que Japón envejece a pasos agigantados, y tampoco es que recomponer las espaldas de los auxiliares de geriatría sea precisamente gratis...

RIBA-II: Más fuerza y flexibilidad para el robo-oso enfermero

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

1 Comentario

Filtrar por:
Rafel Sansó

No me imagino los robots de Matrix con este aspecto... xD

03/08/2011 1:54 PM Reportar abuso rate up rate down Responder