Con Firefox, Chrome e Internet Explorer repartiéndose el pastel de los navegadores de internet para ordenadores, Opera ha visto el futuro en las consolas y los televisores inteligentes. Ahí no tiene competencia real, y además, podría acelerar la implantación de aplicaciones con un nuevo frontal compatible con HTML5 y otros estándares web que permitirá el uso de pequeños programitas compatibles con cualquier plataforma y distribuidos a través de la denominada Opera TV Store.

La compañía, que espera vender su software a los fabricantes de televisores (de entrada ya indica que funciona perfectamente incluso con los procesadores más baratos y menos potentes), ya ha anunciado que cuenta con el apoyo de Vimeo y Drivecast, e incluso ofrece un emulador para que los desarrolladores independientes puedan ponerse a trabajar desde ya mismo en sus aplicaciones sin necesidad de comprar un televisor compatible. ¿Triunfará esta idea allí donde fracasaron los widgets? Mal no nos suena, la verdad...