El último de los componente de la familia Asha es el 300, un modelo que presenta un diseño más común que sus hermanos, ya que ofrece un teclado numérico físico (de los de antes) y una pequeña pantalla de 2,2 pulgadas de tipo resistiva que permitirá realizar un par de gestos táctiles e incluso jugar a Angry Birds. Aún así no rebaja en prestaciones internas, ya que monta un procesador de 1 GHz y cámara de 5 megapíxeles (sin flash, eso sí). Al igual que toda la gama Asha, este 300 funciona bajo Series 40, su peso se queda en unos sorprendentes 85 gramos (batería incluida) y la batería alcanza una autonomía de 22 días en tiempo de espera. Todo un perfil que lo sitúa posiblemente en el bolsillo de aquellos que quieran sencillez, funcionalidad y efectividad, y que sobre todo eviten cualquier tipo de florituras con precios astronómicos.

Nokia Asha 300 en nuestras manos - Nokia World 2011

Ver todas las fotos

10 FOTOS



2 COMENTARIOS

Nokia Asha 300 en nuestras manos - Nokia World 2011 (¡En vídeo!)
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)