Skip to Content

AOL Tech

iPhone 4S, análisis

4 de octubre. Tim Cook salta al escenario y el producto estrella no se hace esperar. El nuevo CEO de Apple presenta la última versión de un móvil que ha definido desde su lanzamiento el mercado de la telefonía móvil. 5 de octubre. Steve Jobs fallece, y convierte al 4S en el último producto de la casa comercializado en vida del cofundador de Apple. Como suele suceder en las diferentes versiones del iPhone, el móvil cuenta con acérrimos defensores y feroces críticos. No deja frío a nadie. Hemos podido probarlo en profundidad y descubrir en qué aspectos brilla y en cuáles hace aguas, y esperamos poder ayudar a responder a muchos usuarios que se están preguntando: "¿Merece la pena el iPhone 4S?". Comenzamos tras el salto.



Hardware

Dejando de lado los aspectos subjetivos del diseño del móvil, no podemos evitar destacar que Apple no ha alterado lo más mínimo el aspecto exterior del 4S con respecto al iPhone 4. Personalmente, un servidor no pudo zafarse de cierta sensación de decepción: si bien es cierto que Apple ha renovado completamente las entrañas del equipo (tanto en lo que al hardware se refiere, como al sistema operativo), no deja de ser un móvil idéntico al anterior. De un simple vistazo, la única diferencia visible para la retina humana son las secciones del chasis metálico que rodea al terminal, secciones ya existentes, por otro lado en el iPhone 4 CDMA confeccionado para Verizon en Estados Unidos. Para los que afinen la vista, comprobarán también que el interruptor de silenciado ha sido desplazado levemente hacia el centro, lo que puede provocar problemas con algunas fundas del iPhone 4. No hay forma de distinguirlos de otra manera. Y si te gustaba el iPhone 4, el 4S, evidentemente, también lo hará.

El 4S comparte el mismo cuerpo metálico con el lomo acristalado, con un acabado que rezuma calidad por todas las esquinas, pero excesivamente delicado ante las caídas. Nosotros hemos vivido en propias carnes la caída accidental del móvil en una sesión de jogging. El resultado fue demoledor: la pantalla totalmente resquebrajada lo que obligó a una costosa reparación. Es un chasis que por su precio y fragilidad ante las caídas obliga a llevarlo protegido, con lo que nos encontramos ante una paradoja: es frágil porque se ha optado por unos materiales que realzan su estética y acabado, pero no podemos lucir esta estética porque debemos proteger el equipo ante caídas.

El móvil, por lo demás, se siente muy sólido y consistente en nuestras manos, y los usuarios del iPhone 4 agradecerán poder disfrutar de toda la colección de accesorios de la que hicieran acopio con el modelo anterior: son totalmente compatibles. Apple ha respetado al milímetro la filosofía del iPhone desde su lanzamiento: conector de 30 pines en la base, altavoces ubicados en la misma posición, botones de volumen, switch que silencia el móvil, jack de 3,5 mm para auriculares y la bandeja para la tarjeta microSIM. En lo que respecta al embalaje y contenido, el iPhone 4S mantiene la misma traza minimalista que el modelo precedente: una caja en la que cabe lo mínimo necesario con un tamaño compacto y en la que cambian los fondos y se sustituye uno de los logos de Apple por el de iCloud, otro de los protagonistas del terminal.



Procesador

Apple había anunciado a bombo y platillo que las novedades del terminal se encontraban bajo el capó, y era cierto. La incorporación del potente procesador A5 al equipo, heredado del iPad 2, se deja notar desde el primer momento en el que ejecutamos alguna aplicación. Si el rendimiento del iPhone 4 te parecía satisfactorio, olvida todas las referencias: el 4S simplemente vuela. El rendimiento se nota en especial en la ejecución de aplicaciones 'pesadas' o que mueven mucho contenido, como algunos juegos o una app que yo he encontrado especialmente pesada por el volumen de información que maneja: Evernote.

Las pruebas de rendimiento sitúan al procesador del 4S en los 800 MHz, por debajo del 1 GHz que ofrece el iPad 2, reducción que posiblemente se explique en el intento de Apple por mantener un equilibrio entre rendimiento y consumo de batería en su smartphone. En las pruebas realizadas con la aplicación iBenchmark, el 4S analizado arrojaba una velocidad de 832 MHz, que en cualquier caso, duplica la ofrecida por el iPhone 4, tal y como apuntaba Apple.

En lo que respecta al famoso antennagate, aunque algunos de nosotros nunca lo vivimos (tenemos la suerte de vivir en lugares con señal 3G muy potente) con la práctica totalidad de los operadores), como sabes Apple ha decidido evolucionar la antena en el nuevo iPhone. En el 4S, Apple ha querido asegurarse que no vuelva a suceder el famoso incidente que obligó al propio Jobs a saltar al escenario a dar explicaciones. El 4S cuenta con dos antenas y va escogiendo una u otra en plena llamada en función de la señal, en lo que Apple llama "antena inteligente" pero no ha dado más detalles al respecto. A efectos prácticos, la calidad del sonido de las llamadas y su consistencia ha sido excelente en todo momento, pero sin notar grandes diferencias con el modelo precedente.


Siri

Es inevitable no mencionar a Siri, aunque sea de partida para criticar a Apple por dejar fuera al español como una de las primeras lenguas en disfrutar de dicho sistema. Suponemos que los de Cupertino tendrán sus motivos de peso para dejar fuera de partida a una de las lenguas más utilizadas del planeta, pero lejos de lamernos las heridas, nos consolaremos con la confirmación oficial por parte de Apple de que Siri hablará español (aunque no sabemos cuándo). Las pruebas en inglés que hemos realizado del sistema nos han dado una idea de la dimensión del asistente: por si estás tentado en caer en comparaciones, no, no es un sistema de interlocución al uso que hayas visto ya en el mercado. Es cierto que las BlackBerry y otras plataformas aceptan comandos de voz desde hace tiempo, pero ése no es el mercado de Siri.

Lo que nos propone el asistente es prescindir definitivamente del teclado para una serie de instrucciones que utilizaremos con mucha frecuencia y sin las restricciones del lenguaje: es decir, que no nos veremos obligados a utilizar siempre las mismas palabras para obtener resultado, sino que trataremos al iPhone con naturalidad. Este es el aspecto más destacable de Siri: lo entiende todo y lo que más interesa del asunto es que estamos ante una versión "beta" (un término que Apple no usa con mucha frecuencia), y al estar todo en un servidor, caben esperar importantes mejoras.

Se trata sin duda de uno de los argumentos de peso para aquellos indecisos que no terminaban de convencerse si merece la pena el 4S o no. Siri es simplemente sensacional y uno se acostumbra demasiado fácilmente a utilizarlo, y la firma de Apple se deja notar no sólo en el divertido repertorio de ingeniosas respuestas que nos guarda el asistente, sino también en detalles como la activación automática de Siri con simplemente acercar el auricular a la oreja. A falta de contar con la versión en castellano, el principal uso que se le dará al asistente será el envío de mensajes (si el receptor es usuario de iOS los envía por iMessage), concertación de citas y recordatorios, y fijar alarma o temporizador, una función que al ser tan sencilla su activación, usaremos con mucha más frecuencia.


Batería

La batería en el iPhone 4S merece una mención especial. Apple afirmó en la presentación del equipo que la nueva versión del iPhone contaba con un rendimiento superior a su predecesor. En nuestra tabla comparativa puedes ver las cifras teóricas pero como sabes, la realidad siempre suele distar porque hay muchos elementos en juego. Lo cierto, es que en las pruebas de uso de la unidad analizada sufrimos inicialmente el problema de excesiva descarga de la batería que posteriormente fue reconocido por Apple.

Desactivando los servicios de localización en la zona horaria se solucionaron todos los problemas y el rendimiento de la batería volvió a su normalidad. Las cifras de rendimiento llegados a ese punto se acercaban más a las anunciadas sobre el papel por los de Cupertino. Sin embargo, no tardó mucho Apple en lanzar la actualización 5.0.1 de iOS que ha dejado un sabor agridulce: algunos reportan una mejora en el rendimiento, mientras que otros protestan porque todo sigue igual. Apple ha tomado buena nota y parece que siguen 'cocinando' el asunto, con lo que no te sorprendas si llega la versión 5.0.2 en cuestión de días.

¿Ofrece un buen rendimiento la batería del iPhone 4S? Aun tratándose de una cuestión muy subjetiva en la que entran en juego muchas variantes, en mi caso se trata del smartphone de gama alta con mejor batería que ha pasado por mis manos. A modo de referencia, la unidad de prueba alcanzaba el final del día con un 40-50% de batería con WiFi, Bluetooth y servicios de localización activados, haciendo un uso bastante intensivo del móvil a lo largo del día. Comparado con el iPhone 4, los usuarios del 4S notarán una leve mejoría en los tiempos de uso, pero nada que realmente llame la atención.


Cámara

Se trata de uno de los argumentos de peso para que muchos usuarios del iPhone 4 se decidan definitivamente por el cambio, y una posición de ventaja frente a la competencia: la cámara del iPhone 4S es extraordinaria. No vamos a aburriros con los argumentos teóricos y las mejoras en hardware explicados por Apple en el lanzamiento del móvil, sino en el uso real de la misma en situaciones convencionales. Lo primero que hay que destacar es una mejora no atribuible directamente al hard sino a iOS5: el acceso instantáneo a la cámara de fotos mediante una doble pulsación del botón inferior ha conseguido que ésta sea mucho más accesible y como consecuencia de ello, inevitablemente dispararemos más fotos.

Aunque realmente, el mérito de los de Cupertino, una vez más, reside en hacer fácil lo complejo: en el 4S uno no tiene que preocuparse de nada, sólo de apuntar y disparar. El enfoque automático hacer que resulte prácticamente imposible obtener una mala foto con este móvil, aunque Apple permite que enfoques manualmente o bloquees la exposición simplemente pulsando en pantalla en la zona deseada.

Los de Tim Cook defendieron de partida la velocidad de disparo del terminal, y realmente tiene su justificación: el 4S requiere de poco más de un segundo para tomar su primera foto, y apenas medio segundo para las consecutivas, lo que la sitúa en una situación de privilegio frente a sus competidores. Realmente, la cámara es tan potente que hemos querido enfrentarla no sólo con la del iPhone 4, sino con cámaras dedicadas, para que puedas hacerte una idea de lo que da de sí. En lo referente a la grabación de vídeo, Apple eleva el listón hasta los 1080p, pero lo que destaca es el fabuloso estabilizador, del que puedes ser testigo en el vídeo que te hemos dejado a continuación.


Conclusión

Deshojar la margarita sobre si merece la pena el iPhone 4S o no es complicado. La situación nos recuerda bastante a la vivida en el salto del iPhone 3G al 3GS. El iPhone 4S es un móvil sólido y que sigue fielmente la filosofía de la casa: es posible que haya modelos de la competencia que permitan más alegrías, pero Apple quiere cerciorarse que lo que hace su móvil lo hace a la perfección y sin dar lugar a errores. Es un móvil redondo, con una elevadísima calidad tanto en su hardware como en sus prestaciones y los que opten por él viniendo de otras plataformas se encontrarán con un ecosistema cerrado, pero en el que no echarán nada de menos, en buena medida debido a la sobreabundancia de aplicaciones que ofrece la plataforma.

Más compleja es la decisión para los propietarios de un iPhone 4. Realmente, en este caso los argumentos de compra disminuyen hasta quedarse en tres posibles justificaciones: procesador A5, Siri y cámara de fotos. ¿Merece la pena el salto basando la decisión en estas tres mejoras? La decisión es muy subjetiva, aunque lo que sí que se puede garantizar es que nadie se sentirá defraudado por ninguna de estas tres cartas que ha puesto Apple sobre el tapete. Es más, el usuario del 4S las añoraría si volviera al iPhone 4.

Con todo, si alguien nos preguntara por el argumento más relevante de compra del móvil, apuntaríamos sin dudarlo a Siri: pese a que todavía no está disponible en español, el sistema es realmente revolucionario y hará mella, sin duda en el mercado. Quizá, el aspecto que más nos haya decepcionado y a buen seguro a buena parte del mercado, es que Apple no haya actualizado el diseño estético del móvil con el salto de versión. Sin embargo, este mimetismo, tal y como hemos apuntado antes, tiene una gran ventaja para los que vengan de la versión anterior: los periféricos, fundas y demás accesorios son totalmente compatibles, con lo que uno no tiene que volver a pasar por caja por este motivo.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 3)



Galerías destacadas



Noticias AOL