No es ningún secreto que las demandas a los grandes gigantes del universo tecnológico -o entre ellos- están a la orden del día y cada vez son más intrincadas, pero al menos sabemos de una que va llegando a su fin. A principios del año pasado, un grupo de asiduos a los videojuegos puso el grito en el cielo después de que Sony decidiera eliminar la posibilidad de instalar Linux en la PS3. Sin embargo, ahora nos enteramos que la demanda conjunta interpuesta ha sido rechazada por un juez estadounidense. Richard Seeborg, que así se llama el magistrado encargado del caso, expone en su veredicto que a pesar de simpatizar con la causa, los jugadores no han logrado demostrar que Sony esté obligada a mantener dicha función, desestimando por tanto los argumentos de la demanda:

"La consternación y frustración que algunos propietarios de una PS3 pueden haber experimentado cuando Sony tomó la decisión de limitar el acceso a los servicios de PSN para todos aquellos que no estaban dispuestos a dejar de lado la función OtherOS en sus consolas es sin dudas legítima y comprensible. Si hablamos de proporcionar satisfacción a sus clientes y crear lealtad a la marca, esta puede haber sido cuestionable".

No obstante, el propio juez reconoce que los usuarios no han llegado a proporcionar datos de peso, ni a articular una teoría por la que Sony pueda ser procesada al cambiar su política una vez la consola ha sido adquirida por el cliente, dando carpetazo de manera definitiva al caso.

La corte federal de EEUU desestima la demanda conjunta a Sony por la pérdida de Linux en la PS3