El plástico reforzado con fibra de carbono se ha convertido en un regalo divino para compañías aeronáuticas (por no mencionar los fabricantes de coches e incluso gadgets), pero así como hace posible la creación de aviones más ligeros, eficientes y económicos, también puede dar algún que otro quebradero de cabeza a los ingenieros.

Uno de los grandes problemas que presenta este material es su potencial fragilidad en caso de que se formen grietas, como las que pueden desarrollarse a elevadas alturas cuando se congelan minúsculas gotas de agua en contacto con las fibras, creando pequeñas fracturas de difícil detección. Hasta ahora la mejor forma de encontrarlas era usar un pequeño martillo y escuchar el sonido procedente de las oquedades formadas, pero científicos del consorcio EADS y DolphiTech han desarrollado una nueva herramienta que hará mucho más sencillo su mantenimiento.

Ambas compañías han desarrollado lo que ya es descrito un "destornillador ultrasónico", aunque más que girar, lo que hace es observar. Concretamente, el aparato hace rebotar ondas de ultrasonidos contra la superficie a inspeccionar, detectando y mostrando en una pantalla las posibles grietas que pueda haber bajo su superficie en forma de gráfico tridimensional. Realmente hace lo mismo que el martillo, pero con una mayor precisión gracias a la tecnología del siglo XXI.

EADS y DolphiTech no han facilitado el precio que podría tener esta herramienta, pero esperan ofrecerla comercialmente a partir del próximo año.

[Foto Dr. Who vía CBM]


EADS y DolphiTech crean un "destornillador ultrasónico" para encontrar grietas en el fuselaje de los aviones

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres