Skip to Content

AOL Tech

Freemium: sólo quedarán tres en telefonía móvil

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología

Suena el móvil a media mañana. "Tú que sabes de esto...¿Te puedo hacer una pregunta?", consultan al otro lado de la línea. Uno se espera lo peor. Esto de estar vinculado a la tecnología directa o indirectamente te convierte en un experto en todo tipo de aparatos que funcionen con electricidad, desde ordenadores, hasta tostadoras, pasando por supuesto por los móviles. "Claro, dispara", contesta uno con resignación y cierta curiosidad. "Me tengo que comprar un móvil ¿cuál me recomiendas?". La pregunta es fácil, pero la respuesta da para escribir un libro. Sin quererlo y sin saberlo, nuestro interlocutor ha abierto la caja de los truenos.

Hay demasiadas opciones y la respuesta que se le pasa a uno por la cabeza es la única que no servirá: "el que mejor se adapte a tus necesidades". Pero no. Al otro lado del hilo quieren concreción, una marca, un modelo, una plataforma... La situación tan cotidiana nos ubica en una realidad cada vez más tangible: el cerco en el mercado de la telefonía móvil se va cerrando y ya sólo queda sitio para unos pocos contendientes que tendrán que batirse el cobre en base a una serie de variables no tan evidentes a simple vista.

El mercado y su evolución dictarán que sólo los más fuertes sobrevivan y coexistan en una suerte de equilibrio en el que cada uno sea capaz de proporcionar valor añadido a sus clientes. No habrá, por ello, ganadores claros en una compleja pugna en la que las plataformas se juegan mucho más que los fríos números de share. El panorama más probable que veremos antes de dos o tres años lo ocupan tres grandes contendientes que se llevarán el grueso de la tarta: Android, iOS y Windows Phone. Vamos uno a uno:

  • Android: No ha sido el primero en llegar pero sí el que ha sabido posicionarse en una situación privilegiada para ser el líder natural en cuota de mercado. La estrategia de Google en el mundo de la telefonía de mercado ha sido la misma que ha regido en todos los productos de la casa y por simplificarlo al absurdo: incrementar masa crítica de usuarios que con posterioridad rentabilizará. La plataforma de Google tiene las puertas abiertas a todo tipo de fabricantes, desarrolladores y usuarios. Los primeros pueden adoptarla sin mayores requisitos, los segundos pueden publicar sin grandes controles sus aplicaciones para un creciente número de usuarios, y los terceros pueden configurar las aplicaciones a voluntad y sin cortapisas. Esta plataforma cuenta con un serio talón de Aquiles que Google está en vías de solucionar: la fragmentación. Los de Mountain View se han encomendado a Ice Cream Sandwich como tabla de salvación, pero el círculo no estará del todo completo puesto que un ingrediente quedará fuera en la fórmula: el hardware (aunque para esto también tienen solución).
  • iOS: El enfoque de Apple fue el más trangresor. Renunció al teclado físico y confió la entrada de datos y gestón en el dedo y la pantalla táctil. Ahora es fácil decirlo, pero hay que recordar que el primer iPhone vio la luz en 2007. El éxito fue absoluto y los usuarios abrazaron la nueva fórmula con entusiasmo: Apple rompió el mercado y marcó una tendencia que nos ha llevado hasta nuestros días. Pero Apple guardaba el as más importante en la manga, la gallina de los huevos de oro que puede marcar una diferencia: la tienda de aplicaciones y el férreo control del matrimonio hardware-software. Los de Cupertino mantienen una sólida cuota de mercado y las perspectivas son inmejorables, con lo que ocupa un lugar destacado en este ranking.
  • Windows Phone: Tarde, muy tarde. Microsoft no podía perderse esta fiesta y parece que no lo ha hecho, aunque no nos queda claro muy bien a qué precio. Windows Mobile murió solo y en una esquina, pero al menos los de Redmond entendieron que había que estar en este mercado con algo fresco e ilusionante. Su fórmula ha sido ofrecer un sistema operativo, Windows Phone, que ha cautivado a la crítica y entender que sin ecosistema, la plataforma no vale nada. En este sentido, los de Ballmer han apostado por convencer a los desarrolladores tirando de talonario en una estrategia que parece que poco a poco va dando sus frutos. En muy poco tiempo se han alcanzado las 50.000 aplicaciones y ya se puede hablar de un ecosistema con oferta suficiente para que muchos usuarios valoren el cambio. Por otro lado, su abrazo con Nokia deja claro que esto no se trata de un juego: van muy en serio.


Proyección de mercado de IDC

En esta proyección de futuro se ha hecho mención a los grandes, a los que realmente pugnarán por cuotas de mercado considerables, pero habrá otro gigante que tendrá que conformarse con porciones más reducidas del mercado si no toman medidas a corto plazo. Este puede ser el caso de RIM y su apuesta a una carta con BlackBerry 10 ¿conseguirá esta plataforma ser un punto de inflexión en la caída al abismo en la que se encuentra el fabricante canadiense? Porque, llegados a este punto, parece lógico pensar que el futuro será cosa sólo de tres.

[Más información: SFGate, Inside Mobile Apps, AppleInsider]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL