ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
Llega a nuestro cuartel general uno de los dispositivos más deseados de los últimos meses: el Eee Pad Transformer Prime de ASUS. Como argumento principal esta unidad plantea un prometedor combo de tablet y portátil ultraligero de elegante diseño metálico. Todo ello viene capitaneado por Tegra 3 -el chip más potente de NVIDIA hasta la fecha- y la posibilidad de catar el tan ansiado Android 4.0, alias Ice Cream Sandwich.

¿Quieres conocer de primera mano si es merecedor de la grandiosa fama que lo precede? ¿Logrará su vitaminada cámara marcar un antes y un después dentro de su categoría? ¿Supone la receta definitiva de tablet para quienes buscan aunar movilidad y productividad en un único dispositivo? Estamos deseando dar respuesta a estas y otras muchas cuestiones tras la pausa, así que toma asiento, haz clic tras la pausa y prepárate para conocer a fondo todo lo que tiene que ofrecer el último buque insignia de ASUS.

Transformer Prime, análisis

Ver todas las fotos

82 FOTOS



Hardware


[Vídeo en YouTube]

Antes de detenernos en las jugosas especificaciones del equipo, vamos a hacer una primera parada en su presentación. Puede que cuando analizamos los Transformers anteriores, sus acabados en plástico no nos dejaran una sensación demasiado mala, pero en esta ocasión queda más que patente que ASUS ha querido desplegar toda la artillería con el diseño en metal que luce el Prime. Tanto el tablet como su incondicional teclado están disponibles en los sugerentes tonos "gris amatista" y "oro achampanado", dos opciones que en apelativo y apariencia atestiguan este acabado de gama alta que te comentamos.

La atención a los detalles queda clarísima en los buenos remates que luce; de hecho, el fabricante se ha puesto quisquilloso hasta el extremo añadiéndole incluso unas tapas protectoras de goma para proteger sus puertos o camuflar las ranuras de anclaje al dock cuando no esté en uso. En definitiva, justo los cuidados y acabados que cabría esperar de un dispositivo que ronda los 600 euros de precio. Pese a la elección de materias primas más sibaritas, el peso no se resiente drásticamente, otorgándole un aspecto atractivo, delgado y sobre todo manejable.

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
Sólo hemos dado con dos puntos en los que su diseño industrial no nos termina de convencer: el primero de ellos es que su afilado perfil puede llegar a resultar molesto de sujetar (en periodos largos, llega a clavarse y dejar marcas en la palma de la mano). El otro tendría que ver con que, al igual que otros muchos dispositivos con carcasa metálica, su apariencia queda rápidamente deslucida por las insufribles huellas y, en el peor de los casos, arañazos. Pese a todo lo anterior, seguimos reafirmándonos en que se trata del mejor tablet androide que ha caído hasta la fecha en nuestras manos.

Dejando a un lado la parte estética, comenzamos nuestro recorrido habitual por sus atributos físicos: En la cara frontal se encuentran su panel táctil de 10,1 pulgadas con tecnología Súper IPS+ (de cuyas bondades hablaremos largo y tendido en breve) y su cámara frontal de 1,2 megapíxeles para videoconferencias. A su espalda monta un sensor de 8 megapíxeles con flash LED capaz de ofrecer unos resultados sorprendentes, el logo de la firma y un altavoz que precisamente se coloca en el lugar en que la mayoría de los usuarios trataría de apoyar la mano. En la zona superior gobierna en solitario el botón de encendido y bloqueo de la pantalla con un diminuto LED de notificaciones; mientras que al sur se asientan el conector propietario de ASUS (dedicado a la carga o el trasvase de datos con su accesorio) y el sistema de anclaje al dock -protegido, como mencionábamos, por un par de almohadillas de goma. En su lateral derecho se muestra el conector para auriculares de 3,5 mm, que por cierto toma una forma un tanto extraña para adaptarse al delgadísimo borde del tablet; a la izquierda quedan el control de volumen, un mini-HDMI y su ranura para tarjetas microSD.

No queríamos zanjar este apartado sin poner frente a frente al modelo original con el actual, para puedas tener mucho más a mano las semejanzas y diferencias entre ambos.



Transformer
Prime
Transformer
original
Pantalla LCD con Súper IPS+
10,1 pulgadas
LCD con IPS
10,1 pulgadas
Resolución 1.280 x 800 1.280 x 800
Sistema operativo Android 4.0.3
"Ice Cream Sandwich"
Android 3.2
"Honeycomb"
Procesador NVIDIA Tegra 3
(cuatro núcleos)
NVIDIA Tegra 2
(dos núcleos)
GPU GeForce ULP GeForce ULP
RAM 1 GB 1 GB
Almacenamiento 32/64 GB 16/32 GB
Expansión microSD en la tableta
(MMC/SD/SDHC en el dock)
microSD en la tableta
(MMC/SD/SDHC en el dock)
Conectividad 802.11 b/g/n
Bluetooth 2.1+EDR
802.11 b/g/n
Bluetooth 2.1+EDR
GPS
Giroscopio
Gorilla Glass
Cámara Frontal 1,2 MPX / Trasera 8 MPX
(grabación de vídeo 1.080p)
Frontal 1,2 MPX / Trasera 5 MPX
(grabación de vídeo 720p)
Dimensiones 263 x 180,8 x 8,3 mm 271 x 177 x 12,98 mm
Peso 586 gramos 680 gramos
Batería 25 Wh 24,4 Wh
Característica especial Dock con teclado, batería y puertos adicionales (opcional) Dock con teclado, batería y puertos adicionales (opcional)




Pantalla

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
Dado que ASUS ha querido dotar al Transformer Prime de todo un halo de "súper poderes", su pantalla no podía quedarse atrás y para la ocasión ha escogido la tecnología Súper IPS+. Más allá de tan rimbombantes coletillas, nos encontramos con un panel de 10,1 pulgadas con una resolución de 1.280 x 800 píxeles, que logra alzarse con un brillo de 600 nits tras la omnipresente capa Gorilla Glass. El resultado puede que no sea de sobresaliente, pero desde luego es innegable que resulta sumamente agradable a la vista y más cuando necesitamos hacer uso de la unidad a plena luz del sol.

Siempre vamos a instarte a que exprimas al máximo las posibilidades de todo cacharro que caiga en tus manos para que compruebes de todo lo que es capaz; sin embargo, teniendo en cuenta que la unidad sólo cuenta con conectividad WiFi, puede que no salga demasiado de casa y, por lo tanto, no necesites aumentar su brillo al máximo en interiores. No obstante, a medio gas los resultados nos han parecido muy satisfactorios, con el correspondiente ahorro que esto supone para su batería. Además, la casa ha dotado al tablet de un acceso directo en su zona inferior derecha para que maniobres fácilmente con estos parámetros a tu antojo.

Tratándose de un dispositivo IPS, no podemos obviar sus ángulos de visión (calculados en unos 178º por el propio fabricante). En la práctica esto se traduce en que puedes ver una película en compañía sin que la nitidez o el contraste sufran demasiado, aunque las retinas más entrenadas puede que sí noten que los colores amarillean ligeramente en los ángulos más forzados. El lote se completa con un recubrimiento hidro-oleofóbico para facilitar la limpieza, claro que teniendo en cuenta el potencial del equipo, es inevitable que nos queramos pasar el día toqueteando su pantalla saltando de un juego a otro y las huellas acaban apareciendo irremediablemente.




Software

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
El Transformer Prime llamó a nuestra puerta con Android 3.2.1 (Honeycomb) bajo el brazo, pero antes de que nos diera siquiera tiempo a saborear la melosa versión, el helado llegó a nuestras vidas puntual como un reloj -y, por suerte, sin complicaciones. El proceso de actualización nos resultó de lo más sencillo, llevándose a cabo de manera autónoma y sin necesidad de conectar el dispositivo al ordenador -eso sí: resérvate unos cuantos minutos para ello y échale paciencia.

Ya que Ice Cream Sandwich es la versión con la que probablemente acabes sacando mayor partido al dispositivo, hemos querido centrar casi todo nuestro análisis en dicho factor. Habiendo pasado ya por nuestra mesa de operaciones el Transformer original y el Slider con Honeycomb, las mejoras de la nueva versión con Android 4.0 y procesador Tegra 3 son notables. La respuesta es mucho más ágil tanto en las transiciones de pantalla, como en los giros que en cualquiera de sus hermanos anteriores (aunque de vez en cuando la animación que muestra el nivel de batería con un cubito de hielo parece atragantarse) y, más allá de librarnos de unos cuantos bugs, consigue que el equipo sea mucho más estable.

Uno de los cambios más significativos lo encontramos en el remodelado botón de ajustes de su esquina inferior derecha, en el que -entre otros parámetros- podremos modificar el brillo de la pantalla, activar el modo Súper IPS+, gestionar las conexiones Bluetooth y WiFi, o acceder al panel de configuración del sistema. Además, la casa ha incluido la posibilidad de cerrar las aplicaciones abiertas en la bandeja de recientes presionando una pequeña X (únicamente para quienes se hayan quedado en Honeycomb, ya que ICS ofrece esto mismo con sólo deslizar un dedo sobre su vista previa).

Transformer Prime, software

Ver todas las fotos

65 FOTOS




Con las horas de uso continúa aumentando la sensación de que estamos ante un cacharro casi perfecto, pero si algo podemos reprochar a ASUS es su selección de widgets. Con esto no queremos decir que estos no funcionen dentro de lo esperado, pero sí que llega a cansar encontrarnos con más de lo mismo en el escritorio: un indicador con la fecha, los e-mails pendientes, nuestra localización con una escueta reseña del tiempo y una ventana de acceso a los contenidos multimedia. En definitiva, un cuarteto que se nos queda corto teniendo en cuenta que el Prime nos recuerda en la mayoría de sus apartados su naturaleza premium.

La colección de aplicaciones que venían preinstaladas en nuestra unidad comprendía: @vibe Music, el lector de Amazon Kindle, la biblioteca de Google Books, un gestor de copias de seguridad, App Locker, el organizador de archivos File Manager (una delicia a la hora de transferir documentos a un pendrive), Movie Studio para retocar los clips de vídeos que vayamos grabando con su estupenda cámara, MyCloud, MyLibrary, MyNet, la suite para procesar documentos Polaris Office, Press Reader, WebStorage, Zinio y por supuesto, una amplia selección de juegos en la que profundizaremos más adelante. Aun así, nos sigue pareciendo que la selección de aplicaciones para poner a su corazón tetranúcleo a pleno rendimiento sigue dejando bastante que desear, pero le daremos un voto de confianza y algo de tiempo a la plataforma para que se termine de asentar.




Cámara

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
Puede que este apartado no despierte de primeras el mismo interés que el de rendimiento (para qué negarlo: lo primero que nos atrajo del Prime es su todopoderoso procesador); no obstante, no dejes que esta circunstancia eclipse por completo a su cámara porque se trata de una de las mejores que pueden encontrarse ahora mismo dentro de su categoría. Bien es cierto que no te estamos descubriendo la pólvora si hablamos de que capturar nuestras vivencias con un panel de 10 pulgadas no es precisamente una de las experiencias más cómodas del mundo y puede que esta sea una de las razones por la que los fabricantes de tablets no han terminado de "mimar" del todo a los sensores de dichos dispositivos (como contraposición a lo que han evolucionado estos, por ejemplo, en el terreno smartphone). Sin embargo, como decimos, la cámara principal del Transformer Prime ha supuesto una grata sorpresa.

Como bien sabes, monta un sensor retroiluminado de 8 megapíxeles -una cifra algo mayor a la que estamos acostumbrados en este tipo de unidades- y se acompaña de un diminuto flash LED que cumple su papel a la perfección. Pero no sólo de megapíxeles se nutre dicha lente, sino que también agradece sobremanera una apertura de F2,4 y el buen hacer de su pantalla Súper IPS+ a la hora de gestionar los controles de la aplicación de Android a plena luz del día o visionar nuestras instantáneas (harina de otro costal es que dicha app siga atragantándose inexplicablemente en Ice Cream Sandwich en momentos puntuales, aunque por fortuna sin llegar a los estragos que causaba Honeycomb 3.0 en el Transformer original).

Por supuesto con esto no queremos decir que vaya a jubilar para siempre a las cámaras dedicadas, pero al fin y al cabo, la mejor cámara es la que tienes siempre encima, y esta logrará sacarte de algún apuro sin despeinarse demasiado. Aun así, no queda exenta de algunas observaciones, ya que el autoenfoque tarda en reaccionar un poco más de lo que nos gustaría (de ahí que determinadas fotos parezcan algo movidas) y también ha habido algún que otro tropiezo con la saturación, pero en resumidas cuentas la sensación general es positiva. A continuación te dejamos con un buen surtido de ejemplos para que puedas comprobar con tus propios ojos de todo lo que es capaz este Transformer Prime.

Transformer Prime, cámara de fotos

Ver todas las fotos

24 FOTOS




El equipo es además capaz de capturar vídeo a 1.080p con relativa pericia, consiguiendo segmentos bien iluminados, con un enfoque decente y una fluidez que se coloca dentro de lo esperado. De nuevo, saldría perdiendo si la comparamos con una cámara específicamente diseñada para grabar vídeo en alta definición, pero sí que lograría sacar los colores a cualquier otro tablet actual.

[Vídeo en YouTube]

Por último, no queríamos dar carpetazo al asunto sin hablar de su cámara frontal de 1,2 megapíxeles, que cumple adecuadamente su cometido a la hora de realizar videoconferencias, aunque sin destacar excepcionalmente sobre otros dispositivos que hayan pasado por nuestras manos.




Dock: convirtiendo al Prime en un netbook con Ice Cream Sandwich

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
¿Puede haber una seña de identidad más propia de la familia Transformer que sus docks con teclado? Es por ello que sigue intrigándonos que el fabricante se decantara en un primer momento por una denominación tan evocadora, pero luego comercialice una versión en solitario de la tablet; tras estos días de uso, se nos hace casi imprescindible el uso del accesorio para poder... pues eso, "transformarlo" (valga la redundancia).

Si unos párrafos más arriba comentábamos que el aspecto del tablet ha sufrido un cambio radical de imagen, con su "docking station" ocurre exactamente lo mismo: el diseño se ha visto considerablemente adelgazado y mejorado para hacerle juego tanto en apariencia como en textura. Una vez más, la elección de metal como material base contribuye a aportar un cierto aire de superioridad y mayor durabilidad frente al plástico que luce su hermano. Por cierto, si ya caíste en las redes del primer Transformer y te estabas planteando reciclar el teclado que tienes por casa, sentimos decirte que vas a tener que desterrar esta idea porque por todos estos motivos que señalamos no van a ser compatibles. Lo bueno del cambio es que incluso acoplando el teclado, el conjunto goza de un perfil muy escueto y apetecible.

Un detalle que no nos ha terminado de convencer es que el mecanismo de sujeción del periférico sigue siendo tan tosco como al principio, haciéndonos temer en algunos casos por la integridad de la pantalla. Es preciso señalar además que es imprescindible asegurarnos de retirar los protectores de goma que incluye el tablet en sus anclajes antes de querer instalarlo en el teclado. Pese a este par de molestias previas, el accesorio pasa a ser un acompañante indispensable si quieres sacar partido a las sorprendentes 18 horas de autonomía total que le aporta la batería extra de 22 vatios oculta en él. La gracia del asunto es que tan pronto como conectamos el tablet, el dock es capaz de sacrificar su propia energía para comenzar a recargar a su inseparable amigo, aportándole unas cuantas horas más de vida lejos del enchufe. Precisamente hablando de electricidad debes saber que son necesarias unas 4 horas de conexión para rellenar ambas baterías.

Transformer Prime, dock

Ver todas las fotos

27 FOTOS




Más allá del chute de vitaminas, el dock supone añadir al inventario un puerto USB 2.0 de tamaño estándar, un lector de tarjetas SD y el consabido trackpad. Este nos brinda la posibilidad de controlar el tablet mediante unos cuantos gestos (excepto el zoom a pellizcos), aunque en determinados momentos puede resultar algo pequeño de usar por lo que en más de una ocasión hemos optado por llevar a cabo la acción directamente en el panel táctil. Además es muy sensible, de modo no es demasiado raro encontrarte que el cursor ha cambiado de posición y el texto que andabas escribiendo ha quedado más "original" -nótese la ironía- de lo que queríamos (como por desgracia ha ocurrido en algún que otro momento mientras redactábamos este análisis). Para rematar la faena, los botones que lo acompañan ofrecen una resistencia relativamente alta, así que nuestra recomendación si no te terminas de entender con él es añadir un ratón USB.

Volviendo al hardware propiamente dicho, sus teclas no son de las más cómodas con que nos hayamos topado, pero tampoco demasiado molestas como para impedir un buen uso del conjunto. Su tamaño y separación, pese a encuadrarse en apenas 10 pulgadas, son aceptables y los accesos directos de Android siempre son bienvenidos. Por todo ello consideramos que el Prime y su teclado son casi inseparables, otorgando al conjunto muchas de las papeletas necesarias para desenvolverse como un netbook androide sin demasiadas dificultades.




Rendimiento, gráficos y batería

Pase 1
Pase 2
Pase 3
Media
Linpack single thread 44,403
MFLOPS
44,545
MFLOPS
44,474
MFLOPS
44,474
MFLOPS
Linpack multi-thread 82,076
MFLOPS
95,023
MFLOPS
92,369
MFLOPS
89,823
MFLOPS
Quadrant 2.641 2.914 2.851 2.802
NenaMark1 60,3 fps 60,4 fps 60,3 fps 60,33 fps
NenaMark2 44,1 fps 43,7 fps 44,2 fps 44 fps
SunSpider 2102,7 ms 2251,6 ms 1861 ms 2071,8 ms

Desde sus primeros momentos de vida, el Transformer Prime logró captar toda nuestra atención gracias a su potente procesador Tegra 3 de cuatro núcleos, que -hasta que el MWC 2012 nos demuestre lo contrario- lo convierten en un modelo único dentro de los de su especie. Para poner en perspectiva toooooodo de lo que es capaz la unidad, hemos decidido someterla a nuestra ronda intensiva de benchmarks una vez actualizada a Android 4.0 y los resultados se han colocado en lo más alto.


Transformer original Transformer Slider Galaxy Tab 10.1 Transformer Prime
Linpack single thread 41,959
MFLOPS
29,298
MFLOPS
35,033
MFLOPS
44,474
MFLOPS
Linpack multi-thread --- 56,707
MFLOPS
--- 89,823
MFLOPS
Quadrant 2.159 1.671 2.131 2.802
NenaMark1 42,15 fps 44,1 fps --- 60,33 fps

Hasta ahí sus logros sobre el papel, pero en la práctica esto se traduce en que las transiciones entre los diferentes menús son fluidas y los tiempos de carga, justo lo que cabría esperar de un procesador de semejante calibre: todo un acierto. Por supuesto que hay algún que otro traspiés en su uso, pero los achacaremos a la juventud de esta versión y al uso de aplicaciones que no están completamente adaptadas a Ice Cream Sandwich.

En el terreno multimedia, hemos logrado reproducir un tráiler con resolución Full HD, sin problemas por mucho hayamos tratado de buscarle las cosquillas moviendo su barra de progreso repetidas veces hacia delante y hacia atrás. Como ya comentamos en el apartado de hardware, el volumen de su altavoz es adecuado, aunque su posición sigue sin parecernos la más adecuada.

Donde realmente se lucen sus cuatro núcleos es en la sección de juegos, dando paso a unos gráficos increíblemente pulidos y detallados (vapor, gotas de agua, texturas varias, etc.) sin que ello incida en la fluidez que cabría espera de alguno de los títulos propuestos por Tegra Zone. Además, si quieres llevar la experiencia jugona a un nuevo nivel, puedes conectar -ojo, con cable- un mando de Xbox 360 o PlayStation 3 directamente a su USB (o incluso probar suerte con un Wiimote, pero en este caso necesitas hacer uso de una aplicación adicional).

Cambiando radicalmente de asunto, llegamos a su autonomía, estimada por ASUS en unas 12 horas para el tablet en solitario y 18 si nos apoyamos en la batería adicional del teclado. Como es natural, semejante despliegue multimedia tiene un impacto considerable en la batería, llegando a rozar las 17 horas y 10 minutos de uso reproduciendo un vídeo en bucle con su brillo a la mitad. Así las cosas, en nuestro periodo de pruebas el conjunto ha logrado aguantar el tipo lejos del enchufe durante varios días de uso medio/intenso pero no consecutivo.

[Actualización: Han corrido auténticos ríos de tinta acerca del funcionamiento de su GPS, cuya señal podría verse en parte amortiguada por la carcasa metálica. En nuestro caso, dado que no veíamos el momento de echar el lazo a Ice Cream Sandwich y este paso conlleva obligatoriamente la instalación de un paquete de medidas de seguridad y firmware de la casa, sólo hemos podido constatar cómo se desenvuelve tras la actualización. Así las cosas, no encontramos nada extraño o reseñable en su rendimiento, obteniendo resultados similares a los de la mayoría de dispositivos que han ido pasando por nuestra mesa de operaciones.]




Conclusiones

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis
Tras varios días batallando con el ASUS Eee Pad Transformer Prime, llega la hora de hacer balance. Entre sus aspectos más positivos nos quedamos con su fantástico diseño, la fuerza bruta de su procesador Tegra 3 con cuatro núcleos y una nutrida autonomía gracias a su dock. Tampoco nos ha pasado desapercibido el detalle de que cuenta con la mejor cámara del segmento tablet y que, hasta la fecha, se trata del primero que llega al mercado con posibilidad de dar el salto a Ice Cream Sandwich.

Sin embargo, la unidad podría haber ganado algunos puntos más si hubiera acompañado su puerto propietario del mucho más estándar micro USB, si su tosco sistema de anclaje se suavizara o si el teclado fuera retroiluminado -¿tal vez en futuras versiones, ASUS?-. Además, algunos cuelgues inesperados y la discreta optimización que a día de hoy existen para Tegra 3 y Android 4.0, nos hacen fantasear con que lo mejor de este dispositivo está aún por llegar. Pese a todo, el Transformer Prime ha sabido ganarse a pulso y por méritos propios el título de "uno de los mejores tablets que han pasado por nuestra mesa de trabajo". Lo que no sabemos es si la corona le durará poco teniendo ya a la vuelta de la esquina el MWC 2012.

Si estás valorando su compra, debes saber que ya lo tienes disponible en España con un precio de 599 euros y dos modalidades a escoger: una primera con 32 GB de almacenamiento y en compañía de su característico dock con teclado; o con 64 GB de espacio y libre del accesorio.

ASUS Eee Pad Transformer Prime (TF201), análisis

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres