Skip to Content

AOL Tech

RIM anuncia sus últimos resultados; Jim Balsillie abandona el consejo y la compañía se centrará en los usuarios empresariales

RIM anuncia sus últimos resultados; Jim Balsillie abandona el consejo y la compañía se centrará en las empresas
Se veía venir después de escuchar que el nuevo consejero delegado de RIM estaba dando escobazos en todas las esquinas de la compañía para hacer limpieza como se tenía que haber hecho hace años. La mejor prueba de ello es que Jim Balsillie, anterior co-CEO de la compañía (ya sabes que hasta hace poco había una extraña estructura con dos CEOs al frente de la empresa) ha dimitido de su puesto en la junta directiva.

Balsillie, en sus propias palabras, se siente agradecido por la experiencia de haber participado en RIM y haber trabajado con "sobresalientes profesionales que ayudaron a convertir una idea canadiense en un éxito global". Un éxito que ahora deberá seguir adelante sin él para evitar transformarse en un fracaso.

Del mismo modo, el CTO o jefe de tecnología de RIM, David Yach, también dejará la compañía, mientras que el jefe de operaciones Jim Rowan habría "decidido perseguir otros intereses" (una forma muy educada de decir que o cogía la puerta o lo sacaban en volandas). Desconocemos si ha habido más dimisiones entre los altos cargos de RIM, aunque no nos extrañaría que aparecieran más nombres durante los próximos días.
En cuanto al dinero, origen de todas las alegrías y desdichas de RIM, los ingresos del cuarto trimestre fiscal fueron de 4.200 millones de dólares, lo que supone una merma de 19% con respecto al trimestre anterior. Sacadas cuentas, RIM registró unas pérdidas netas de 125 millones de dólares. Las ventas de BlackBerries perdieron un 21% hasta alcanzar los 11,1 millones de unidades, mientras que el PlayBook consiguió vender 500.000 unidades; la mayor cifra desde su lanzamiento.

Según Thorsten Heins, máximo responsable de RIM, la firma se enfrentará a "significativos" desafíos empresariales a lo largo de los "próximos trimestres", como dando a entender que nos encontramos ante una dolorosa carrera de fondo que sólo podrá finalizar "tomando las medidas necesarias". Dicho de otra forma, se "aumentará la disciplina contable y de procesos", al tiempo que se lanzará un "profundo" plan para encontrar nuevas oportunidades a través de "asociaciones con otras empresas, venta de licencias y otras formas de sacar partido a los activos de RIM y maximizar el valor para nuestros accionistas".

¿Y qué significan esas últimas líneas? Pues ni más ni menos, que RIM se va a centrar más y más en el mercado corporativo, dejando atrás su anterior énfasis en querer "hacer de todo para todos". Las cosas tienen que estar mal, muy mal cuando el propio Heins reconoce que estos son "tiempos difíciles" y que el éxito de RIM "no está garantizado". Tanto es así que el CEO de RIM no cierra la puerta a abandonar la producción de hardware y dejarla en manos de un posible socio, a pesar de que preferiría mantener una compañía "integrada" y capaz de comercializar productos de alta gama. Buena suerte es todo lo que podemos desearle.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL