No es la primera vez que hablamos de centros de infoentretenimiento en nuestra portada y sin lugar a dudas uno de los grandes protagonistas dentro de este terreno ha sido BMW. Es por ello que hemos abandonado momentáneamente la mesa de trabajo engadgetera para subirnos al nuevo Serie 3 de la casa (concretamente a lomos del modelo 335i Sport), para mostrarte de primera mano qué tal lucen las últimas novedades que acaban de llegar a Connected Drive.

¿Con ganas de conocer qué supone en la práctica eso de conectar conductor, vehículo y mundo exterior para compatibilizar el ansia tecnológica con la seguridad? Toma asiento y haz clic en sigue leyendo porque estamos deseando enseñártelo en el siguiente vídeo.

BMW Serie 3 con Connected Drive, en nuestras manos (¡con vídeo!)

Ver todas las fotos

55 FOTOS



El pilar clave dentro de esta nueva era de "vehículos inteligentes" se centra en la manera de acceder a la información y que esto no ponga en riesgo nuestra seguridad al volante: es por ello que BMW ha integrado en estos vehículos un Head-Up Display a todo color que se encargará de proyectar ante nuestros ojos y de una manera no intrusiva los datos que necesitemos (por ejemplo la velocidad máxima permitida o las indicaciones del GPS) para que no tengamos que desviar la vista de la carretera ni un solo instante. El sistema se acompaña, además, de una consola en la que podremos acceder de una manera algo más detallada al apartado multimedia, los navegadores GPS y web, redes sociales, aplicaciones propias de la casa, datos de interés sobre el vehículo y el menú de configuración.

Todo este maremágnum de datos puede controlarse a través de la voz o desde una rueda de mando que se coloca junto a la palanca de cambios. El sistema nos ha parecido extremadamente fácil de usar en momentos puntuales gracias a los accesos directos de los que hace gala en sus laterales, que no sólo hacen aún más rápido su manejo, sino que también ayudan a ganar hacer la experiencia algo más intuitiva. Sin embargo, para maniobras algo más farragosas (como por ejemplo a la hora de pasearnos por su wiki) lo más recomendable es ceder su gestión al copiloto o dejarlo configurado antes de abandonar el aparcamiento.

Entrando ya de lleno en las aplicaciones con las que cuenta BWM, es preciso señalar que para que el truco de magia surta efecto, hay que tener instalada la aplicación para iOS de la casa y compartir la conexión de datos -ya sea mediante Bluetooth o USB-; eso sí, la compañía nos adelanta que a partir de septiembre sus automóviles dispondrán de una ranura en la que introducir su propia SIM. Comenzamos nuestro recorrido por las aplicaciones de la firma por la sección multimedia, donde se dan cita los archivos de música de nuestro teléfono (portadas del disco incluidas), toda una colección de emisoras de radio a través de internet o la app AUPEO -sabemos lo que estás pensando y la respuesta, por desgracia, es no: Spotify aún no es compatible con este sistema.

Las redes sociales no podían quedarse en el tintero en un equipo de estas características, aunque de nuevo, sin descuidar la atención de la carretera. Es por ello que tanto Facebook como Twitter se muestran en una interfaz minimalista que nos permitirá curiosear las aportaciones de nuestros contactos, adaptar estados ya predefinidos a nuestras circunstancias o crear nuestros propios mensajes mediante la rueda de control que comentábamos antes (queremos pensar que desde el aparcamiento, pues todavía no es posible hacerlo por voz). El lote se completa con una vista de nuestro calendario y una especie de wiki que nos pondrá al corriente de los puntos de interés turísticos que nos vayamos encontrando.

Por resumir en pocas palabras nuestra experiencia con la plataforma Connected Drive, nos ha parecido una cómoda puerta de acceso a las funcionalidades básicas de nuestro terminal sin tener que extraerlo de la guantera. El abanico de posibilidades es lo suficiente amplio como para adaptarse a las inquietudes de cada conductor y su fácil manejo es, sin duda, un gran punto a su favor, poniendo en todo momento por delante la seguridad. Sin embargo, todo esto tiene un grave inconveniente y es que a día de hoy la aplicación que lo hace posible sólo está disponible en iOS, limitando considerablemente el partido que podemos sacar al sistema de infoentretenimiento del vehículo si nuestro terminal se basa en cualquier otra plataforma. Salvando este primer "obstáculo" para muchos usuarios, la experiencia nos ha parecido muy satisfactoria y un buen ejemplo de que los "vehículos del futuro" son ya una realidad dispuesta a hacernos la vida al volante un poco más fácil.



5 COMENTARIOS

BMW Serie 3 con Connected Drive, en nuestras manos (¡con vídeo!)
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)