La nueva Lumix GF5 se ha presentado oficialmente en sociedad, así que con la idea de poder echarle un vistazo nos hemos acercado a un evento de Panasonic para poder conocer qué secretos guarda esta pequeña cámara sin espejo de objetivos intercambiables. Estéticamente es idéntica a la GF3, el modelo anterior, y es que por motivos supersticiosos de la cultura japonesa, el fabricante ha evitado el 4 y han dado el salto directamente al número 5. Con el mismo diseño y acabados, los únicos detalles que podemos diferenciar entre ambas es la incorporación de una nueva empuñadura algo más pronunciada en la GF5, un elemento que sin ayuda a agarrar con más facilidad la cámara, y un nuevo micrófono estéreo colocado en la zona superior que probablemente tienda a captar sonidos de la izquierda, ya que el micrófono derecho se encuentra mirando hacia el lado equivocado.

Otro de los detalles que probablemente llamen más la atención pero que de primeras puede pasar más desapercibido es la incorporación de una nueva pantalla táctil de 3 pulgadas con resolución de 920.000 píxeles. Dicha pantalla ofrece evidentemente mejor visión de las imágenes, dando resultados más atractivos a la previsualización de las fotos y consiguiendo, porqué no, algo más de caché respecto a su predecesora. Si echamos un ojo a los controles podremos ver la incorporación de un nuevo botón llamado "Display", además de que el material de los mismo es metálico, en lugar del plástico ofrecido en el modelo anterior. Pero todas estas nuevas prestaciones no llegan a suponer grandes cambios si nos fijamos en la anterior GF3 así que, ¿qué guarda en su interior?
Galería | 33 Fotos

Panasonic Lumix GF5 de cerca


Para empezar el sensor Live MOS de 12 megapíxeles que monta llega acompañado de un nuevo chip Venus Engine con el que se consigue mejor rendimiento, mejores niveles ISO y una mejora del 30% en ruido según informa el propio fabricante. Hemos podido realizar pruebas con los niveles ISO y efectivamente hasta los 6.400 ISO la cámara se comporta realmente bien, apoyada además en los diferentes modos preestablecidos que ofrece, entre los que podemos encontrar uno que ayuda a eliminar la precipitación en disparos a baja velocidad. Claro que también debemos decir que el modo de alta sensibilidad de 12.800 ISO es algo que llega como un simple dato, ya que se trata de una interpolación de píxeles cuyos resultados no son demasiado buenos.


No faltaron tampoco las pruebas de enfoque, y ahí Panasonic nos preparó un simpático Scalextric con el que poder tomar fotos a los pequeños coches que corrían por la pista. La GF5 enfocó sin problemas gracias a su autoenfoque de 0,09 segundos, siendo este un detalle realmente interesante que nos ayudará a no perder la captura en el momento deseado.

Otras de las personalidades de esta GF5 es su pantalla táctil, un elemento que se ve potenciado por el menú incluido en la cámara que permite varias personalizaciones. El funcionamiento de la pantalla sin embargo nos ha parecido algo débil, ya que requiere pulsar un poco más de la cuenta. Para que lo entiendas, no es comparable con la pantalla de un teléfono móvil actual. Éstos montan una pantalla capacitiva que se activa con sólo rozar el dedo, pero la pantalla de la GF5 necesita ser casi golpeada/presionada para que responda. No hace falta llegar a niveles extremos, pero sí hemos notado complicaciones a la hora de arrastrar un elemento en la pantalla (un dial, por ejemplo). Y si seguimos hablando del menú, no podemos dejar pasar los diferentes efectos de imagen que se ofrecen, una característica inspirada en los smartphones, ya que tal y como Panasonic nos explicó, el mercado actual tiene un gran número de seguidores de las aplicaciones de efectos, y eso es algo que han creído conveniente incluir en la cámara. De esta forma podremos aplicar algunos efectos que ya se incluían en la GF3 además de otros nuevos que llamarán la atención de los usuarios. Estos efectos podrán ser previsualizados antes de realizar la foto, un detalle que ayudará a elegir el deseado de inmediato, además de que algunos de ellos estarán disponibles en el modo de grabación de vídeo Full HD (ahora disponible también en formato MP4).


En líneas generales podemos decir que esta nueva Lumix GF5 se presenta como una opción muy interesante para iniciados a la fotografía que quieran entrar en el mundo de las lentes intercambiables sin espejo. Y decimos iniciados porque está cámara deja muy claro el perfil al que está destinado. Detalles como la infinidad de efectos disponibles, su gran tendencia a lo táctil, y la ausencia de elementos como una zapata para flash externo o un visor electrónico, hacen que la GF5 quede en una posición privilegiada para aquellos que no busquen demasiado. Más aún si tenemos en cuenta la existencia del modelo GX1, una cámara más consistente con más posibilidades y claramente enfocada a otro tipo de usuario. En principio, las mejoras incorporadas no suponen un gran cambio para aquellos que ya tengan en sus manos una GF3, aunque tendríamos que revisar el rendimiento que ofrece esos nuevos 12 megapíxeles de su sensor, ya que a priori, se parecen bastante a los de su predecesora.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres