En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: De Galaxy(as), rebaños y fragmentación

Jueves 3 de mayo. La fecha está marcada con fuego en la agenda de muchos, y no es para menos. Samsung va a presentar en Londres y en el marco del Mobile Unpacked 2012 un terminal que a buen seguro no dejará frío a nadie. No se trata de un smartphone más, todos los rumores sugieren que los coreanos mostrarán al mundo el próximo Samsung Galaxy, un smartphone que recoge el testigo de una exitosa saga de terminales que se venden a manos llenas. Y no pueden fallar. La expectativas están en lo más alto, y Samsung no escurre el bulto. De hecho, ellos mismos se encargan de avivar la llama a través de una intensa campaña de marketing con la que atacan varios flancos.

El principal objetivo de la misma es mantener la tensión y que todos ansiemos la llegada del próximo día 3. Así, el asunto no comenzó mal: Samsung nos emplazó a todos al lanzamiento de "algo" el pasado 23 de abril mediante un reloj en plena cuenta atrás. Desvelado el misterio y tras muchas cábalas entre los usuarios, los coreanos cerraron un poco más el círculo presentando una web con una serie de claves que vamos a analizar a continuación. En ella se anunciaba el lanzamiento del misterioso dispositivo y se mencionaban las palabras "galaxia", "mano" mostrándose un rebaño de ovejas bajo el texto "el resto". Nada fruto del azar, claro está.

Y es que Samsung sabe bien que en el mercado de la telefonía móvil el enemigo a batir es el iPhone, o al menos eso es lo que demuestran en sus continuas campañas de marketing. El Galaxy S3 se presenta así como un terminal sofisticado, con un ecosistema abierto, y para espíritus libres o con criterio. El resto de usuarios aparecen como aborregados, literalmente, en un mensaje que no es nuevo por parte de Samsung, ni mucho menos. Si lo recuerdas, el fabricante asiático dibujó a los compradores del iPhone como seres sin personalidad que hacían cola por adquirir un terminal, sobre el papel, inferior al de los coreanos. Uno se atreve a vaticinar que el nuevo terminal que veremos el próximo día 3 será brillante, pero llega a un entorno que no vive sus mejores momentos, o al menos eso es lo que opinan algunos medios.

Así, llama la atención un artículo publicado en Business Insider y titulado abiertamente "Android tiene problemas". ¿Cómo es posible que una plataforma que no para de crecer se vea envuelta de repente en problemas? El artículo se centra en los siguientes elementos para después dibujar un preocupante futuro que podría vivir la plataforma móvil de Google, no tanto por su pérdida de cuota de mercado, sino por la creciente falta de influencia a la que puede verse abocada:

  • Fragmentación: Sigue siendo un problema difícil de erradicar por parte de Google. El reparto de cuotas de mercado de las diferentes versiones de Android, lo dice todo (ver cuadro). La atomización es alarmante, y el grueso de los usuarios se aglutinan en Gingerbread, lejos, muy lejos de ICS que no termina de extenderse entre los diferentes móviles de la plataforma. Esta fragmentación presenta un doble problema desde el punto de vista del usuario: utilizan versiones de la plataforma menos capaces y con menos prestaciones en el uso diario, pero sobre todo, se enfrentan a un problema de percepción: no llevan encima "lo último". El asunto tiene todos los visos de estar fuera de control desde la perspectiva de Google, y lo que es peor, sus rivales, tanto iOS como Windows Phone convergen hacia plataformas más homogéneas y sin baile de versiones.
  • Fracaso en el mercado de los tablets: Samsung precisamente es uno de los principales rivales del iPad en el mercado de los tablets, y el propio fabricante reconoció, en boca de uno de sus ejecutivos, que "no nos está yendo muy bien en el mercado de los tablets". Y es sin duda un problema que afecta a todo el ecosistema, no sólo porque la masa crítica de usuarios no crece de forma considerable, sino porque a mayor desgracia, un nuevo enemigo disfrazado de Android está reclamando un pedazo de su tarta. Nos referimos al incendiario Kindle Fire, un lobo con piel de cordero que está abriéndose un hueco en el mercado con sólidos argumentos. Uno podría pensar que se trata de una buena noticia para la plataforma, al tratarse de un Android, pero una lectura más a fondo nos dibuja una realidad diferente: los usuarios han adquirido una versión camuflada de la plataforma bajo un interfaz adaptado. En realidad no han comprado Android, sino su maquillaje, aunque a efectos de los números estos dispositivos sumen como unidades de la plataforma del robot verde.
  • ¿Decrece el interés de los desarrolladores?: El dato nos llega de Appcelerator y no deja de ser sorprendente. El ecosistema Android sigue creciendo en número pero una reciente encuesta llevada a cabo entre 2.000 desarrolladores ha desvelado que el interés de los mismos por los móviles y tabletas de esta plataforma ha comenzado un lento pero consistente declive. ¿El motivo? Buena parte de ellos se refiere al asunto de la fragmentación, que les afecta de lleno, y también a la monetización (iOS sigue siendo, a día de hoy, una plataforma más fácil de rentabilizar que Android).

¿Es una exageración considerar la situación de Android como "con problemas" tal cual la observan algunos medios? ¿Es realmente amenazante la fragmentación para un ecosistema? No lo sabemos, pero entre tanto asistimos divertidos a este espectáculo que nos da para hablar y mucho, sobre todo de Galaxy(as), rebaños y fragmentación...

[Más información: Business Insider (1) y (2), CNET, Wikipedia]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

10 COMENTARIOS

Freemium: De Galaxy(as), rebaños y fragmentación
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)