En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología

Uno reconoce ser un fan definitivo de toda noticia que lleve el nombre "Woz" en su titular. A fuerza de los hechos, cualquier novedad que venga detrás de las mágicas letras del genial cofundador de Apple, seguro que tiene miga, y en cualquier caso, merecerá la pena una sosegada lectura. Es imposible no querer a un personaje como Steve Wozniak, y tal vez sea porque cumplió el sueño que muchos ansían sin perder un ápice de su personalidad. Creó una de las más grandes empresas de todos los tiempos de la mano de Steve Jobs y fue el artífice de uno de los ordenadores que marcarán la historia de la informática por siempre. Pero más allá de eso, supo retirarse cuando le apeteció: lejos de aferrarse a su puesto e involucrarse de por vida en el proyecto que dio luz, decidió dedicar el tiempo y su fortuna a hacer lo que le apetecía en cada momento.

Y sobre todo, a pasear su innegable personalidad allá donde fuera. Siempre disponible y accesible a los medios, y sin medias tintas a la hora de expresar sus impresiones, nuestro protagonista no ha dudado en meterse en auténticos líos con sus controvertidas declaraciones, todas ellas provenientes de lo más profundo de su corazón. Así, le recordamos afirmando que Android dominaría el mercado de los smartphones, o bien saliendo de Googleplex con un Galaxy Nexus en la mano. Y ahora ha vuelto a la carga con unas intensas declaraciones en las que se deshacía en elogios en Windows Phone y su experiencia de usuario ¿Tiene motivos para ello?


Las palabras exactas de Wozniak fueron "Sólo por su aspecto y belleza, me quedo antes con Windows Phone que con Android... Es intuitivo y bonito", y es que se estaba refiriendo a dos elementos que cobran no poco protagonismo en la elección de una plataforma: la interfaz gráfica y la experiencia de usuario. Un servidor se identificó plenamente con las palabras de Woz en su día: aunque no soy usuario de la plataforma reconozco que sentí un flechazo al pasear por los menús y navegar por las diferentes opciones del teléfono. Sencillo, limpio, pero eminentemente gráfico y sobre todo, práctico. La curiosidad me picó e indagué por la red intentando averiguar cuáles eran las claves que convertían a WinPho en una plataforma tan atractiva en lo estético.

PocketNow me puso sobre la pista en un artículo en el que se desgranaban los elementos que hacían que muchos usuarios cayeran rendidos a los atractivos de Windows Phone. En el mencionado artículo se habla de una interfaz muy sencilla en el que nada estresa al usuario: su sencillez hace que uno maneje poca información en pantalla de un vistazo, pero esto que muchos podrían ver como un inconveniente, supone una ventaja para buena parte de los usuarios (el éxito de iOS así lo confirma). La segunda gran alabanza hacia la plataforma se la lleva el rápido acceso a las principales funciones, algo que Microsoft ha querido dejar patente en su controvertida campaña "Smoked by Windows Phone" en la que instaba a probar la velocidad de acceso a determinadas funciones en los diferentes móviles frente al WinPho.

No sabemos si esas son exactamente las claves del innegable encanto de esta plataforma, y lo que es más importante, si éstas son determinantes para el éxito futuro o no de la plataforma. Pero de lo que no queda duda es que Windows Phone cuenta con el respaldo, al menos en lo visual y lo tocante a la interfaz, de una parte importante del mercado. Y cómo no, de personajes que no se muerden la lengua, como Woz, que ha caído irremediablemente en las garras de Windows Phone y la interfaz que enamora.

[Más información PocketNow, Microsoft y Talkandroid]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

33 COMENTARIOS

Freemium: Windows Phone y la interfaz que enamora
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)