En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: mi siguiente gadget será... un reloj

Como siempre, a la carrera. La jornada estaba resultando agotadora y uno tenía la sensación de ir siempre contra el reloj. Una cita detrás de otra, varias llamadas, correos, SMS... aquello parecía no tener fin. Hasta la fecha habría bastado con abrir el portátil, o más fácil aún, echar mano del smartphone para atender semejante bombardeo de estímulos y reclamos. Hasta hoy. El mercado está descubriendo ante nosotros un nuevo fenómeno, una nueva línea de productos, que puede poner patas arriba la forma en la que interactuamos con nuestro entorno. No estamos hablando de sistemas de comandos de voz o de una nueva serie de móvil, sino de relojes. Bienvenidos al mundo de los smart watch.

Lo cierto es que han sido muchos los intentos por consolidar este producto en el mercado, y la mayoría de ellos han terminado en dique seco, tendencia que podría cambiar en breve a la vista de los últimos productos que se van a presentar en el mercado. Pero antes de analizarlos... ¿qué es exactamente un smart watch? Recurriremos a Wikipedia para conocer en detalle que se esconde detrás de dicho nombre. Este sitio nos indica que se trata de una familia de productos de Sony, el primero en abrir fuego en este mercado, aunque como veremos, la marca ha dado nombre a toda una categoría de productos, como suele suceder en muchas ocasiones en el mercado.


Nos preguntábamos antes qué se escondía detrás de un producto de dichas características y la respuesta más corta es un reloj inteligente. Estaremos ante un reloj que se conecta de forma inalámbrica con un smartphone que hace las veces de "cerebro" del equipo, y que ofrece al usuario en su pequeña pantalla los datos y avisos que con más frecuencia se suela recurrir a la hora de utilizar el móvil. Así, uno podrá saber quién le está llamando en un momento determinado con simplemente girar la muñeca, o bien ver qué correos electrónicos le han llegado, las citas pendientes o hasta la previsión meteorológica. A partir de aquí, la oferta depende de cada modelo, pero hay que reconocer que lo básico ya encandila por lo conveniente del producto.

Curiosamente y casi sin quererlo (¿o sí?) Apple llevó a cabo una aproximación hacia este tipo de productos con el iPod nano. En realidad, el fabricante nunca concibió que el espíritu del producto fuera ese, pero dejó que los fabricantes de periféricos crearan convenientes accesorios que transformaban el nano en un inesperado reloj. Eso sí, cargado de funcionalidades. Pero este movimiento de los de Cupertino no deja de ser una anécdota en un mercado que puede dar mucho más juego, al menos si nos atenemos al interés que despierta una u otra propuesta.

Así, una jovencísima start up creó el producto que mejor acogida hasta la fecha ha tenido entre los usuarios: se trata de Pebble, una iniciativa que ha sido recientemente presentada y que se financiará mediante crowdfunding. El proyecto tardó apenas unas horas en cubrir la modesta cifra 100.000 dólares que daba el pistoletazo de salida a la idea, pero entusiasmó tanto que en apenas unos días se alcanzaron los diez millones de dólares, lo que nos da una idea del entusiasmo que despertó el proyecto entre los usuarios. ¿Qué tiene este reloj que ha desatado las pasiones de la comunidad? El dispositivo cuenta con una pantalla de tinta electrónica, acelerómetro, procesador ARM, permite la instalación de aplicaciones, pero tal vez el punto más importante que le ha catapultado al éxito, es que es compatible tanto con iOS como con Android.

Al calor de este éxito se han consolidado otros proyectos y así, el conocido Meta Watch que tuvo unos comienzos un tanto tormentosos, ha anunciado el lanzamiento de otro reloj compatible también con iOS y Android, y que además llegará al mercado con Bluetooth 4.0. La idea de este tipo de productos apasiona, pero... ¿realmente llegarán a consolidarse en el mercado?

[Más información: Wikipedia, 9 to 5 Mac y Kickstarter]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Freemium: mi siguiente gadget será... un reloj