Los laboriosos investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana llevan trabajando desde 2009 en un UAV de despegue vertical apto para su uso en zonas con superficies extremadamente complicadas para otros vehículos, como edificios o fábricas afectadas por desastres industriales, y por fin han conseguido que su AirBurr comience a dar sus primeros pasos. Casi literalmente.

Este diminuto helicóptero cuenta con un escudo exterior de fibra de carbono que le permite rodar de forma segura en caso de chocarse y caer al suelo, para a continuación erguirse usando unas pequeñas patitas mecánicas que se extienden para permitirle recuperar el vuelo. Una interesantísima idea que podemos imaginar dentro de unos pocos años en las manos de bomberos y policías.

Si quieres ver la evolución del proyecto, tienes un par de vídeos a continuación.





[Vía Spectrum]

AirBurr, un microvehículo aéreo que no sabe lo que es quedarse tirado

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

1 Comentario

Filtrar por:
stark_sam

uno para esta mesa!!

15/06/2012 11:41 PM Reportar abuso rate up rate down Responder