Skip to Content

AOL Tech

Freemium: Cuando el operador te desespera

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Cuando el operador te desespera

9h de la mañana. Da comienzo un nuevo día y toca enfrentarse a las tareas cotidianas con toda la energía que el cuerpo permite. Esa mañana, sin embargo, uno se despierta con una gestión adicional que, con franqueza, no apetece nada afrontar. Hay que llamar al call-center del operador para abordar lo que parece un cobro indebido en la última factura. Casi nada. Una llamada de este tipo implica una dedicación excesiva de tiempo, y hey, uno no está muy sobrado de este valioso activo. Además, tocará enfrentarse al operador al otro lado de la línea, no siempre dispuesto a colaborar o entender a uno, y a las complejas políticas de los operadores que parecen dispuestas a amargar la vida de los clientes.

Nuestro protagonista da inicio a su primera llamada y tras identificarse ante una máquina -qué desagradable y frío resulta siempre este proceso-, consigue dar con un ser humano al otro lado del hilo que atiende nuestra demanda: "me han cobrado un cargo indebido", expone resuelto. "Un momento, le paso con el departamento correspondiente", responden al otro lado, y tras breves segundos, la llamada se corta. Vuelta a empezar y uno entra en un bucle infinito. Hay otra opción: presentarse en uno de los puntos de venta del operador y afrontar cara a cara el asunto. No siempre resulta, pero al menos la interacción es inmediata. Algo así debió pensar el británico Jason Codner, que se presentó en uno de los locales de T-Mobile en la ciudad de Manchester para resolver alguna diferencia en la relación contractual, y amigo, el asunto se fue de las manos. Del todo.


Nuestro hombre atravesó el quicio de la puerta del local y no queda claro qué es exactamente lo que sucedió en su interior, pero Codner fue un paso más allá en la gestión de la rabia y desesperación que provoca la impotencia de no ser entendido o atendido como uno espera. El aludido se lió a tortas con el mobiliario del local y así estuvo durante interminables minutos en los que le dio tiempo a vaciar dos extintores y destrozar todos los expositores del local, todo bajo la resignada mirada de un empleado que permaneció inmóvil a la espera de la llegada de la policía.

Como suele ser habitual en estos casos, un usuario inmortalizó la secuencia y hoy acumula reproducciones por miles en YouTube. El asunto para Codner no podía terminar bien y así fue. El inesperado protagonista de esta historia acabó esposado y detenido por las autoridades, pero en su rostro, y esto puede observarse en el vídeo, había una extraña paz, una sensación de justicia de quien no podía más y se entregó abiertamente al delito y la violencia para tratar de dar rienda suelta a la ira.

El asunto ha desatado todo tipo de comentarios en YouTube, donde Codner se reparte entre héroe y villano. Su comportamiento reprobable no ha hecho sino abrir de nuevo el debate sobre la compleja relación entre los operadores de telefonía móvil y sus clientes, sobre todo cuando hay un contrato de permanencia de por medio. ¿Existe realmente una comunicación eficiente entre clientes y operadoras? ¿No ponen las segundas trabas en la relación con el cliente para que éste pueda contactar eficientemente con ellas? El asunto no es menor: en España, Movistar ha repetido por segundo año consecutivo como "Peor empresa del año" en una encuesta llevada a cabo por la organización de consumidores FACUA, seguida muy de cerca de Vodafone, y haciendo especial atención a la desatención de las reclamaciones. ¿Te desespera la relación con el operador?

[Más información: Daily Mail]
[Foto de Shutterstock]


En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)

| 1 | 2 |


Galerías destacadas



Noticias AOL