En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: WiFi gratis, tan escaso como necesario
"Hola buenas tardes, desearía efectuar una reserva para mañana por la noche. Habitación doble". Al otro lado de la línea se inician una serie de procedimientos ante nuestra demanda: "¿una noche?", "¿dos personas?", "¿Va a necesitar parking?". Las preguntas se suceden y uno va respondiendo pausadamente. Terminado todo el proceso y antes de dar por cerrada la reserva, se echa en falta la pregunta más importante y que con mayor frecuencia está cobrando más importancia entre los usuarios: "¿Cuenta el hotel con conexión WiFi en la habitación?". Y es a partir de este punto donde uno entra en una suerte de respuestas que puede llegar a determinar el destino final del viajero.

El asunto no es menor, y es que hay estudios que demuestran que contar con una buena conexión WiFi en la habitación incrementa hasta en un 10% la percepción que el usuario se lleva de ese hotel. Es muy posible que los establecimientos hoteleros se obsesionen en llenar la cesta de jabones en los baños o surtir de cadenas de televisión en la oferta de ocio de la habitación, pero lo cierto es que cada vez son más los usuarios que demandan un sólido acceso a internet como un activo que puede determinar la elección de un hotel frente a otro. En este sentido, uno ya no duda en aclarar con los hoteles este punto antes de llegar a cerrar la reserva. Ahora bien, hablamos de un acceso a Internet de calidad, pero... ¿debería ser además gratuito?
Esta pregunta nos lleva a una segunda derivada: ¿debe ser el acceso a internet un derecho o un privilegio? Parece que algunos organismos e instituciones tienen clara la respuesta y han optado en masa por la creación de redes WiFi totalmente gratuitas y de acceso universal. Nos estamos refiriendo a la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres: en la capital británica se va a crear una red WiFi gratuita para dar acceso a internet a los asistentes del certamen. Ha sido el operador británico O2 (perteneciente, por cierto, al grupo Telefónica), quien va a desplegar sus redes por las principales zonas turísticas de la ciudad. "Queremos que Londres sea una de las ciudad más 'tecnológicamente amigables' del planeta", explicaron las autoridades municipales de la capital. Y no será para menos.

Pero por fortuna, esta iniciativa no llega sola. Sin llegar a esperar la celebración de unos Juegos Olímpicos, lo cierto es que cada vez son más los puntos de acceso a internet repartidos por las diferentes capitales. El problema no es tanto de suministro, como lo era antes fundamentalmente, sino de desconocimiento. Y algo así está sucediendo en Madrid, donde se han contabilizado hasta 15.000 hot spots repartidos por la capital del reino desde los cuales se puede acceder a internet. Así, el colectivo "Madrid me Mata" ha creado un mapa en el que los usuarios pueden consultar los puntos de acceso a Internet, pero lo que es más importante, pueden dar de alta nuevos hot spot de una forma 'social'. No se trata de una iniciativa organizada con un carácter general y por una empresa como en el caso de Londres, pero puede servir como solución para los ciudadanos ávidos de WiFi.
Y no sería justo abordar el asunto del acceso a internet sin mencionar los móviles y las tarifas de datos vinculadas. ¿Cuenta el usuario medio de un acceso a la red en condiciones cuando se encuentra en movilidad? Cada uno de los abonados contará con una lectura muy diferente del asunto, pero no cabe duda de que se trata de un tema espinoso y que no parece satisfacer del todo a nadie. Lo que queda claro es que el acceso a Internet se está convirtiendo en un bien cada vez más necesario y que no deja de ser escaso.


[Vía The Verge y ElConfidencial]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

1 COMENTARIO

Freemium: WiFi gratis, tan escaso como necesario
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)