La WWDC 2012 de este año nos trajo, entre otros dispositivos manzaneros, a los renovados MacBook Air, portátiles de 11,6 y 13,3 pulgadas que volvían a ofrecer el mismo cuerpo unibody ya lucido en ocasiones anteriores pero que introducían interesantes prestaciones nuevas como los procesadores Intel de tercera generación, la interfaz USB 3.0 o el nuevo conector de corriente MagSafe 2. ¿Son estos cambios suficientes para considerar la compra del MacBook Air? Por suerte ahora podemos encontrar respuesta a esta pregunta gracias al tiempo que hemos podido pasar con el nuevo modelo de 11,6 pulgadas, un portátil sin duda pequeño en dimensiones pero grande en rendimiento. ¿Quieres conocerlo más de cerca con nosotros? Entonces no hay más que añadir. Echa un ojo tras el salto y acompáñanos.

MacBook Air 11 pulgadas

Ver todas las fotos

23 FOTOS


Un vistazo en vídeo

[Ver en YouTube]


Diseño


No hay gran cosa que contar por aquí. Los de Apple en esta ocasión han querido respetar al milímetro el diseño de su famélico retoño, encontrándonos con un portátil que hace gala exactamente del cuidado y atractivo aspecto ya presente en sus anteriores hermanos. Es cierto que a nivel de puertos -de los que hablaremos en el apartado de hardware, descuida- han introducido pequeños (aunque significativos) cambios, pero a nivel estético supone la misma liviana pieza unibody que conocemos desde 2010.

Una carcasa de aluminio pulido reina en la superficie de este equipo de 11 pulgadas, mostrando en su parte superior el inconfundible logo de la casa. En su parte inferior sobresalen en negro los cuatro puntos de apoyo del portátil, dos pares de patas redondeadas de goma que amortiguan el roce con cualquier superficie en la que lo apoyemos. El resto de su parte inferior es del mismo color y tacto que la zona superior, con diez estratégicos y discretos tornillos plata repartidos por su periferia y la lista de logos y demás inscripciones normativas propias de cualquier equipo tecnológico.


Rompiendo con la elegante monotonía del gris encontramos únicamente la bisagra de apertura de su pantalla, una tira en color negro que se dibuja casi de un extremo a otro del largo del portátil, en su lateral más ancho. Y hablando de grosores, también aquí Apple ha querido mantener la línea, encontrándonos de nuevo con un laptop de 1,7 cm en su zona más ancha y sólo 0,3 cm en su perfil más estrecho. Estas medidas de infarto, unidas a un peso de 1,08 kg y unas dimensiones de 30 x 19,2 cm, lo convierten en uno de los portátiles más cómodos y ligeros de llevar del mercado, suponiendo un peso tan liviano que casi olvidarás que lo llevas encima durante su transporte.

Cuando el Air se abre queda al descubierto su característico teclado negro, con letras lo suficientemente separadas para una cómoda escritura, y un trackpad amplio mimetizado con el mismo aluminio gris que recubre todo el cuerpo del MacBook, pero ligeramente hundido para destacarlo sobre el resto de superficie lisa. Volveremos a repasar estos dos aspectos más adelante, descuida.


Su pantalla, de 11,6 pulgadas para ser más exactos, se ve rodeada por un marco plata en el que se emplaza su cámara FaceTime.

El recorrido por sus laterales es rápido dados los contados puertos que ofrece el equipo. Este Air presenta en su lado derecho dos puertos USB 3.0 y uno de tipo Thunderbolt, mientras que reserva el lateral izquierdo para la toma de entrada de corriente (MagSafe 2), otro conector USB 3.0, el puerto de auriculares y el micrófono en el lateral izquierdo.

En resumidas cuentas, un compañero manejable -muy manejable- y atractivo al tacto y a la vista que sigue apostando por unas líneas puras, definidas y realmente delgadas.


Especificaciones técnicas


La unidad que hemos tenido la oportunidad de probar cuenta en su interior con un corazón Intel Core i5-3317U a 1,70 GHz. Esta es sin duda una de las grandes novedades en la reedición de los delgados portátiles de la firma, la incorporación de procesadores de tercera generación, Ivy Bridge, que otorgan a los nuevos modelos una mejor capacidad de trabajo y rendimiento -podrás comprobarlo por ti mismo un par de secciones más abajo-. A este cerebro de operaciones hay que sumarle además (en nuestro caso) 4 GB de RAM, gráficos Intel HD 4000 y un disco SSD de 64 GB.

Respecto a sus conectores, el nuevo MacBook Air de 11,6 da la bienvenida a dos puertos USB 3.0 -no te asustes, aunque no lucen el característico color azul por expreso deseo de Apple, sí que gozan de la famosa interfaz de súper velocidad-, al conector Thunderbolt y a una nueva toma de corriente, el MagSafe 2, de 45 W. Este conector (también de tipo magnético) no es por tanto compatible con los anteriores modelos Air de la casa y presenta un cuerpo más sobresaliente que su antecesor, incluyendo por supuesto el indicador LED en su parte superior -en la sección de batería hablaremos más de él-. Completa la lista el puerto de 3,5 para auriculares (situado junto al micrófono), volviendo a echar en falta la inclusión de lector de tarjetas, una prestación que sí podrás encontrar en el equipo de 13,3 pulgadas, así como el, valorado por muchos, puerto Ethernet.

Para que eches un vistazo a todas las especificaciones de nuestra unidad de prueba, te dejamos a continuación con nuestra tradicional tabla de prestaciones técnicas. Échale un ojo.


MacBook Air 11,6 (2012)
Sistema Operativo Mac OS
Tamaño 11,6 pulgadas
Pantalla Panorámica brillante retroiluminada por LED
Resolución panel 1.366 x 768 (nativa)
Procesador Intel Core i5-3317U a 1,70 GHz
RAM
4096 MB
(1600 MHz DDR3)
Almacenamiento 64 GB
Gráficos Intel HD Graphics 4000
Teclado Tamaño estándar con 79 teclas
(12 de función y 4 de flecha incluidas)
Cámara FaceTime HD 720p
Puertos USB 3.0 x 2
Thunderbolt
Auriculares (3,5 mm)
Conectividad Wi-Fi 802.11n, Bluetooth 4.0
Sensores Luz ambiental
Lector de tarjetas No
Batería Polímeros de litio
Integrada 35 vatios/hora
Cuerpo 30 x 19,2 cm
Grosor De 0,3 a 1,7 cm
Peso 1,08 kg


Hemos hablado de las características de nuestro protagonista de análisis pero el MacBook Air de 11,6 pulgadas ofrece también otras posibilidades de configuración. De esta forma, podrás elegir entre procesador Core i5 (como el nuestro) o Core i7 (a 2 GHz), caso este último sólo disponible si en lugar de 64 GB, optas por 128 GB de almacenamiento SSD (que igualmente podrás sustituir también por una unidad de 256 ó 512 GB). En ambos casos, se podrá elegir entre 4 u 8 GB de RAM.

Respecto al SO, si has visto el vídeo, te habrás percatado de que lleva Mac OS X 10.7.4 (Lion), sistema que en estos momentos ya ha sido reemplazado por Mountain Lion. Sobra decir que el ecosistema manzanero le sienta al equipo como un auténtico guante -es lo que tiene nacer en la misma familia-, ayudando a lograr esa sensación de buen engranaje a la que siempre se aspira cuando nos manejamos con un PC o portátil.


Pantalla, teclado y trackpad


Todo portátil tiene tres puntos clave que deben pasar por el punto de mira: su pantalla, el teclado y su trackpad. Y el MacBook Air no iba a ser menos. Comenzando por el primero de los aspectos mencionados, este Air ofrece una pantalla de 11,6 pulgadas con retroiluminación LED. Se trata de un panel de formato panorámico y acabado brillante que ofrece una resolución nativa de 1.366 x 768 píxeles. Muchos eran los que esperaban cuando se anunció que Apple se lanzara a la piscina y dotara a este pequeño de su archinombrada tecnología Retina -reconozco haber formado parte de ese esperanzado grupo-, sin embargo los de Cupertino parecen haber querido mantener las mismas cualidades de imagen que ya ofrecían las versiones anteriores de 11,6 pulgadas, sin ningún tipo de cambio.

Quizás el paso lógico hubiera sido apretar un poco más la tuerca y alcanzar los 1080p -como por ejemplo ofrece el Zenbook Prime UX21A de ASUS- aunque al mismo tiempo las contradicciones revoletean sobre nuestras exigencias, ¿es el MacBook Air de 11,6 pulgadas ese tipo de portátil destinado al entretenimiento multimedia que necesita de una mayor resolución?


Mientras te dejamos pensar en ello pongamos nuestra atención en el teclado. De tamaño estándar y con un total de 79 teclas, ofrece exactamente la misma experiencia que podemos encontrar en sus hermanos de 2010 y 2011, es decir, plenamente satisfactoria. Escribir en este pequeño portátil resulta cómodo y fácil a pesar de las dimensiones compactas de su entorno, con teclas de corto pero buen recorrido, tacto suave y con la separación justa para que nuestros dedos se muevan a sus anchas. El teclado es además de tipo retroiluminado, una característica ya presente en el modelo del 2011 -no es el caso del 2010- que sin duda ya hizo ganar algunos enteros al laptop cuando se introdujo el año pasado.

El trackpad tampoco se queda atrás a la hora de ser clasificado con una buena nota. Una sutil pero evidente hendidura en el impoluto aluminio de la base es la encargada de delimitar el área de trabajo para que movamos el cursor, una zona relativamente amplia en comparación con el conjunto que no tardará en convencer a los que gusten de los paneles de control de grandes dimensiones. Su respuesta es sensible y muy eficaz, ofreciendo además un botón integrado, elegantemente camuflado y fácil de presionar. Por supuesto que el Air de 11,6 sea el pequeño de la familia no lo excluye de sacar el máximo potencial de sus características, de manera que con este trackpad también se podrá realizar toda la retahíla de multigestos que Mac OS X ofrece para navegar por su entorno libremente.


Rendimiento y batería


Dado que en un apartado anterior nos centrábamos en enumerar las cualidades técnicas de este MacBook Air (y todas sus configuraciones posibles), es indispensable hablar de qué tale encajan todas esas piezas a la hora de utilizar el portátil.

No te descubriremos la rueda si te decimos que el cambio de procesador se nota, pero por si te quedaba algún atisbo de duda, te lo reconfirmamos. El nuevo MacBook Air de 11,6 pulgadas vuela con el soplo de aire fresco recibido, ofreciendo un manejo aún más fluido y con mayor potencia que el ofrecido por sus hermanos. Se piensa las cosas aún menos que antes y el abrir y moverse entre aplicaciones es toda una gozada. Ayudando en esta gesta se encuentra por supuesto su SSD, una unidad que brinda al usuario la posibilidad de desenvolverse por su equipo con total soltura y ágil respuesta.


Para poder respaldar un poco mejor estas sensaciones, hemos querido someter a nuestra unidad a algunas pruebas de benchmark y conocer así su rendimiento a nivel cuantitativo. En concreto hemos echado mano de los tests Geekbench y Xbench, el primero encargado de comprobar cómo se desenvuelven el procesador y la memoria del equipo, mientras que el segundo hace una evaluación general de los principales componentes del portátil (memoria, gráficos, disco, interfaz, etc.). A continuación, te mostramos sus resultados en una tabla, comprándolos con los datos obtenidos en las mismas pruebas por otros modelos de Apple analizados por la familia Engadget.

Modelo (año) - CPU/GPU Geekbench Xbench
MacBook Air 11,6 (2012) - Core i5 a 1,7, Intel HD 4000 5731 263,70
MacBook Air 11,6 (2010) - Core 2 Duo a 1,4 GHz, GeForce 320m 2036 N/A*
MacBook Air 13,3 (2012) - Core i5 a 1,8 GHz, Intel HD 4000 6195 321
MacBook Air 13,3 (2011) - Core i5-2557M a 1,7 GHz, Intel HD 3000 5373 N/A
MacBook Air 13,3 (2010) - Core 2 Duo a 1,83 GHz, GeForce 320M 2717 117,38
*Sólo contamos con las puntuaciones individuales de CPU (99,05), disco (229,45) y gráficos (100,21)


En cuanto a la autonomía, el nuevo MacBook Air nos ha sorprendido muy gratamente. Tras cargarlo al completo, comenzamos a usar el portátil con normalidad, ajustando el brillo a la mitad de su capacidad y realizando las actividades típicas de nuestro día a día: dos navegadores abiertos con unas 4 pestañas cada uno (Firefox y Chrome), una app de IRC, el editor de textos Text edit en funcionamiento, la aplicación de Twitter abierta, WiFi encendido, Bluetooth apagado, salvapantallas inactivo, visualización de vídeos en YouTube y otra app de mensajería instantánea en funcionamiento. Tras todo ello, este pequeño de 11,6 pulgadas fue capaz de aguantar unas 5 horas y media, aproximadamente, marca indudablemente superior a la ofrecida por sus versiones anteriores cuando son exprimidos a un nivel similar. Sin duda la mejora de batería se nota en esta propuesta y eso se agradece siendo un portátil tan dirigido al usuario en movimiento -que no siempre tiene un enchufe a mano-.

No podemos estar hablando de la batería sin comentar el nuevo conector de carga de este MacBook (cambio que no solo afecta a los renovados Air sino también al recién estrenado Pro Retina). Apple parece haber querido dar un paso atrás y recuperar un conector parecido al de antaño, una pieza más cuadrada y sobresaliente que, a nuestro juicio y para nuestra sorpresa (tenemos que reconocerlo), supone una involución para los portátiles de la casa. El anterior conector era más estrecho y se adaptaba mejor al lateral del laptop mientras que el "nuevo" MagSafe 2 vuelve a sobresalir más de los bordes, provocando que sea aún más fácil que le demos sin querer y lo desconectemos. Según la propia Apple, la inclusión de conectores de tipo magnético evita que alguien se tropiece con el cable del portátil y lo tire -en este sentido el Air de 11,6 es sin duda el más vulnerable a ello-, pero en esta ocasión sentimos que el conector "agarra" menos que nunca a la toma de corriente.

Desconocemos -de momento (guiño, guiño)- cómo será su uso en el Pro Retina, pero al menos en el Air de 11,6 notamos que su imán ejerce incluso menos atracción, siendo realmente fácil de quitar con sólo rozar un poco el cable de alimentación. Este es, de hecho, uno de los aspectos que más nos han decepcionado de este nuevo equipo manzanero.

MacBook Air 11 - MagSafe 2

Ver todas las fotos

7 FOTOS




Conclusión


El Air vuelve de nuevo a nuestras vidas con esta tímida pero agradecida renovación de sus características. Es muy probable que si cuentas con la versión de 2011 no te compense dar el salto, aunque es cierto que aún viniendo de la versión más reciente, notarás que la máquina se mueve ahora más rápido, con mayor soltura y que su batería resulta más longeva que en versiones anteriores.


Si el MacBook Air contaba con grandes virtudes para ser un excelente compañero de viaje, ahora estas no vuelven a quedar más que patentes con este modelo del 2012, algo que evidentemente también ocurre con sus fallos. El MacBook Air de 11,6 pulgadas continúa ofreciendo una resolución inferior a la de otros modelos existentes en el mercado de prestaciones similares y seguimos echando en falta puertos de utilidad importante como el de conexión Ethernet o el lector de tarjetas -puestos a elegir, incluso priorizaríamos este último-. No podemos olvidar mencionar su MagSafe 2, poco práctico en comparación con la anterior propuesta de los de Cupertino.

El nuevo MacBook Air de 11,6 pulgadas puede adquirirse en la propia tienda de Apple a un precio que parte de los 1.049 euros.

18 COMENTARIOS

MacBook Air de 11,6 pulgadas (2012), análisis
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)