Si hay que enviar un artefacto volador a capturar imágenes en un entorno estrecho y lleno de pilares, la mejor elección posible es un cuadricóptero. Su innata agilidad los convierte en candidatos perfectos para este tipo de misiones, pero no creas que el pequeño avión teledirigido desarrollado por el MIT se queda mucho más lejos.

El Robust Robotics Group del afamado Instituto Tecnológico de Massachusetts está trabajando en vehículos aéreos no tripulados capaces de orientarse en interiores sin necesidad de datos de cartografía preexistentes ni sistemas de posicionamiento vía satélite, utilizando simplemente medidores de distancia láser (entre otros sensores) y un cerebro Intel Atom para procesar las rutinas de inteligencia artificial.

¿Y qué tal funciona? Pues estupendamente, como bien podrás ver en el vídeo que tienes tras el salto. Con una envergadura de dos metros y unos techos de 2,5 metros de altura en el garaje escogido como laboratorio de pruebas, su agilidad tenía que ser por el bien de todos sobresaliente, pero será mejor si lo compruebas con tus propios ojos a continuación.


[Vía GigaOM]

Científicos del MIT crean un UAV de ala fija pasmosamente ágil (e inteligente)