Lo dábamos por hecho, pero ahora es oficial. Samsung ha hecho público que a pesar de que su novísimo Galaxy Note 10.1 llegará al mercado con Ice Cream Sandwich, antes de que termine lo que resta de año recibirá su correspondiente actualización a Android 4.1 Jelly Bean, degustando así todas las novedades incorporadas por Google a la última versión de su sistema operativo móvil. ¿De origen o con TouchWiz? Bien, vamos a dejar que el tiempo responda a esa pregunta, pero suponemos que ya te imaginas la respuesta...

Samsung Galaxy Note 10.1 masticará Jelly Beans antes de que termine el año