Lexmark comparte los detalles de su restructuración: 1.700 despidos
Desde hace mucho tiempo es evidente que el negocio de las impresoras de consumo no va nada bien, principalmente porque la gente ha pasado a imprimir cada vez menos para ahorrar dinero, por no mencionar el creciente número de negocios que aceptan resguardos electrónicos. Este cambio de actitud en conjunto con otras circunstancias han hecho que Lexmark entre en un serio proceso de restructuración que incluye el despido unos 1.700 empleados. De los trabajos eliminados, unos 1.100 corresponden a la fabricación de dispositivos, entre los que se incluye la división de impresoras de inyección de tinta ubicada en Filipinas, que ha sido cerrada por completo. Para el fabricante estadounidense es el fin de una época.

Con tan drástica medida Lexmark espera ahorrar unos 95 millones de dólares al año, pero lamentablemente son muchas las personas que pierden sus trabajos en este tipo de procesos. Esperamos de todas maneras que con esto puedan mantener una contabilidad más equilibrada, con las puertas abiertas y las luces encendidas.

Lexmark despide a 1.700 empleados y abandona la venta de impresoras de inyección