Skip to Content

AOL Tech

Freemium: Lumia 920, miel y hiel en un mismo plato

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Lumia 920, miel y hiel en un mismo plato
Era un día muy esperado. Nokia había sabido calentar el ambiente convenientemente mediante una intensa campaña de anuncios en clave de teaser, con la que ha mantenido la tensión ante un Nokia World en el que se esperaba mucho del fabricante finlandés. Y en menudo momento llegó: en menos de diez días tanto los de Espoo, como Motorola, Amazon y la mismísima Apple desvelan o han desvelado sus cartas en uno de los septiembres más trepidantes que recordamos. Pero para las huestes de Elop el asunto era diferente: con una cuota de mercado menguante y un ecosistema que pelea con fuerza para abrirse hueco en un mercado dominado por iOS y Android, los lanzamientos son dramáticos y los resultados que se esperan de los mismos deben llegar rápido, muy rápido. Pero Nokia es grande y cuenta con el respaldo de Microsoft, con lo que cabe otorgarles la esperanza de un futuro brillante en un mercado cada vez más complejo.

Así las cosas, Nokia presentó al mundo su nuevo buque insignia, el Lumia 920, un misil con todas las letras con el que pretenden recuperar el excesivo tiempo perdido y enamorar a un mercado que hace tiempo que les dio la espalda. Bueno, bonito, potente, llamativo... las alabanzas circulaban a velocidades de vértigo por las redes sociales y con este caldo de cultivo uno podía augurar un futuro brillante si hacemos caso omiso de la perspectiva y la historia. ¿Basta realmente con un hardware espectacular para ganar terreno en el mercado de la telefonía móvil? Si miramos atrás, notorios ejemplos como el Palm Pre se dejaron los dientes en el intento. ¡Ah! Y ahora que sale a colación el Pre, los nuevos Lumia tienen más de un parecido con el extinto modelo de Palm. Vamos con ello.



Lo primero, el hardware. Nokia ha querido (ha necesitado, más bien) despertar la admiración de un mercado que lo miraba con escepticismo y lo ha conseguido, vaya que sí. El Lumia 920 es sencillamente espectacular en este terreno: no hay un solo aspecto en el que no se sitúe en la vanguardia de la telefonía móvil, innovando además en muchos aspectos. Los de Espoo han querido incidir en el uso del smartphone como cámara de fotos para exhibir músculo y aquí nos quedamos con la marca PureView, una combinación de soft y hard que ofrece un resultado, sobre el papel, espectacular en este terreno. Y con ello llegó el escándalo o la anécdota: el gigante finlandés cometió un error de libro al grabar un vídeo demostrativo de las capacidades del terminal empleando para ello una cámara profesional que quedó perfectamente reflejada en un tráiler que alguien había olvidado retirar de ahí. Como suele suceder en estos casos, la anécdota se convirtió en noticia y 'voló' por las redes sociales obligando al equipo de marketing de Nokia a entonar un apresurado mea-culpa y pedir disculpas. Mal empezaron en este aspecto.

Del hard hay que destacar también su potente procesador Snapdragon S4 a 1,5 GHz, potencia a raudales para mover con soltura a esta mala bestia. Mucha RAM, mucha batería, mucha cámara, carga inalámbrica y todo ello aderezado con un estilizadísimo diseño que consiguió lo más difícil: no dejar frío a nadie. Incorporemos a esta fórmula mágica la presencia del esperado Windows 8 y comprenderemos la magnitud de la apuesta de Nokia. Esta es la miel, pero los de Elop nos dieron también una cucharada de hiel al mismo tiempo: el mercado del dinero recibió con excesiva frialdad a los recién llegados con caídas de dos dígitos en el valor de las acciones de la compañía, mientras Microsoft cerró plana. Una malísimo augurio que eleva más si cabe la presión del fabricante y que dibuja un incierto futuro para la compañía y su gama Lumia.
Es cierto que el mercado bursátil no marca siempre el ritmo de una compañía en su devenir en el tiempo, pero antes mencionábamos las similitudes del Lumia 920 con el Palm Pre: un modelo que llamó muchísimo la atención en su presentación y que se colgó, por méritos propios, el sambenito de ser el próximo 'iPhone killer'. Carga inalámbrica para él también y un sistema operativo que despertaba la admiración del grueso del mercado. No duró nada en el mercado. Al codiciado modelo de Palm se lo llevó el viento en un suspiro y con él murió toda una marca. ¿Corre Nokia el mismo riesgo? El fabricante camina en el filo pero su esfuerzo merece el reconocimiento por parte de todos. Con el Lumia 920 Nokia nos ha dado miel y hiel en un mismo plato.

[Más información: Cotizalia, ComputerWorld, Conversations Nokia y GigaOM]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)



Galerías destacadas



Noticias AOL