En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Samsung, el Galaxy S3 es superior al iPhone 5 pero... ¿importa?
El trepidante septiembre que estamos viviendo está siendo memorable para aquellos que disfrutamos de la tecnología y el lanzamiento de nuevos productos. En el mercado de los smartphone las cosas se aprietan y los nuevos terminales presentados son poderosos y cuentan con unas mejoras que cortarán el hipo a buena parte de los usuarios. El Lumia 920 es un buen exponente de ello: un smartphone sólido, con una plataforma en plena expansión y con un hardware envidiable. Nokia, aunque en horas bajas, es un gran fabricante de móviles y su pasado así lo avala, pero los coreanos de Samsung parecen dispuestos a todo por lograr ser identificados como la referencia en este mercado.

2012 está siendo un año trepidante para los asiáticos y es difícil quedarse con un lanzamiento en concreto, puesto que han exhibido un inusitado poderío en la industria lanzando en un mismo año dos contundentes smartphones como el Galaxy S3 y el Galaxy Note II. El segundo lucha en un propio segmento del mercado, el de los phablets, creado por la propia casa, pero el primero se enfrenta de lleno a un recién llegado, el iPhone 5, que ha vuelto a acaparar la atención de los medios. Samsung no ha tardado en demostrar con cifras que su arma es más poderosa, pero... ¿es un argumento suficiente?
Y se armó el belén. Phil Schiller fue el maestro de ceremonias que mostró al mundo el iPhone 5, un terminal muy continuista, cuya mayor aspiración consistía en crecer en tamaño reduciendo tan peso como grosor. Misma experiencia de usuario, misma cámara, más procesador y acompañado de iOS6 que sí presenta serias novedades. La nueva apuesta de Apple pronto recibió las críticas de los más escépticos que acusaban al fabricante de no innovar en exceso y arriesgar poco en un mercado en plena ebullición. Sus motivos tenían: los de Tim Cook, fieles a su política de no comment, se limitaron a hacer públicos los datos de reservas del terminal en las primeras 24 horas disponibilidad, y ahí no había interpretación posible. El iPhone 5 duplicaba las reservas en el mismo plazo de tiempo que el iPhone 4S, que a día de hoy puede considerarse como un smartphone con unas sensacionales ventas en el mercado.

Pero el dato de Apple llegó con posterioridad a una agresiva campaña iniciada por Samsung en Estados Unidos que pretendía avivar las conciencias de un público hipnotizado por el embrujo de los de la manzana. El gigante coreano llenó la prensa de aquel país con un contundente cuadro comparativo en el que queda patente, según los fríos números y el detalle de siglas, que el S3 es muy superior al iPhone 5. El terminal de Samsung parece que supera con éxito la guerra de los acrónimos y recuerda al mercado que el ganador en este terreno puede ya comprarse, y de hecho es también un hot-seller sin contemplaciones. Y en esta extraña guerra en la que todos parecen ganar, Nokia parece querer recordar al mercado que sigue viva y entona un "¡Hey! estamos aquí" publicando un tweet en su cuenta oficial parafraseando el eslogan de Samsung y recordando que el Lumia 920 es también una sólida alternativa al iPhone 5.
Y nadie lo duda. La cuestión es... ¿realmente se preocupa el usuario final del cómputo exacto de los números en el hardware? ¿Hasta qué punto es realmente importante la RAM de un terminal o la velocidad del reloj de un procesador? En el cara a cara que publicamos tras el lanzamiento del smartphone de los de Cupertino llamaba la atención que su dispositivo apenas igualaba (o en rara ocasión superaba) las cifras de sus rivales. En este sentido, nos enfrentamos a dos estrategias de comunicación bien diferenciadas: Samsung apuesta claramente por la innovación (incorporando todos los avances que sean técnicamente viables en sus equipos) y la potencia a raudales, mientras que Apple limita los mismos a la experiencia de usuario, aún a costa de quedar por debajo en los cuadros comparativos.

En esta asimétrica guerra todos parecen ganar, y de hecho, lo hacen. Samsung sigue vendiendo terminales a espuertas, mientras que Apple ha encontrado su inagotable gallina de los huevos de oro con la fórmula de ofrecer al mercado un smartphone avanzado a la medida de las necesidades del usuario (necesidades, que por otro lado, el propio fabricante dicta porque... ¿qué ha sido del NFC?). Y hay que rendirse a la evidencia: el Galaxy S3 es superior al iPhone 5, pero... ¿realmente importa?

[Más información: Twitter de Nokia y CNET]


En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Freemium: Samsung, el Galaxy S3 es superior al iPhone 5 pero... ¿importa?

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres