Sesión de tortura en los laboratorios de Nokia: caídas espeluznantes y vibraciones rompe-vídeos
Para que un Nokia pueda llevar con dignidad el logotipo de la casa de Espoo, ha de tener la resistencia que se espera de la compañía que labró su fama con teléfonos como el legendario 3310. Los tiempos en los que uno podía utilizar el móvil como cascanueces ya son cosa del pasado por suerte o por desgracia, pero eso no quita para que, táctil o no, un Nokia esté obligado a ser duro de roer.

Durante su visita a los laboratorios de Nokia en Finlandia, Myriam, compañera de la edición en inglés de Engadget, no sólo pudo poner a prueba la capacidad de captura de vídeo y fotos del nuevo Lumia 920, sino que también asistió a una de las pruebas utilizadas para comprobar la resistencia a las caídas de los teléfonos de la firma. Lamentablemente Nokia no permite tomar fotos en esas instalaciones y tampoco estaba dispuesta a sacrificar uno de los 100 prototipos del Lumia 920 que hay en estos momentos, aunque permitió grabar una de sus máquinas de tortura estampando contra el suelo un desdichado 808 PureView.

El aparato, básicamente una plataforma mecánica diseñada para estrellar prototipos contra el suelo, sólo consiguió separar la tapa y la batería del teléfono-cámara (¿cámara-teléfono?) de Nokia, que por lo demás arrancó con la misma facilidad de siempre una vez montado. Hay que decir que un voluntarioso Galaxy S III también se presentó a sufrir tan delicada prueba en sus carnes, y para segura decepción de alguno de los presentes, también aguantó el golpe como un campeón. Los técnicos de Nokia se ofrecieron a probar la máquina con un iPhone 5 de Engadget, pero amablemente se les tuvo que decir que no...

La segunda prueba demostrada en los laboratorios de Nokia fue la mesa de tortura para el estabilizador de imagen del Lumia 920. Aunque el teléfono Windows Phone 8 más traído y llevado del momento no besó el suelo ante nuestras cámaras, dejó que una plataforma de vibración pusiera a prueba su capacidad para mantener una imagen sin bailoteos excesivos. El aparato es capaz de simular desde el temblor de una mano a auténticas sacudidas a distintas velocidades, y como podrás comprobar, el funcionamiento es bastante aceptable. En cualquier caso ya hemos podido ver el OIS del Lumia 920 en unas cuantas ocasiones, así que te dejamos directamente con el vídeo tras el salto. Ya tendremos ocasión de explayarnos cuando tengamos una unidad definitiva en nuestras manos; con esta noticia termina nuestro paseo por las instalaciones de Nokia y la inspección de sus prototipos.




Sesión de tortura en los laboratorios de Nokia: caídas espeluznantes y vibraciones rompe-vídeos