Skip to Content

AOL Tech

Freemium: Galaxy Note II, pero... ¡qué grande eres!

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
No es una moda. Es una fiebre. Samsung sin saberlo, sin quererlo... o tal vez todo lo contrario, abrió la caja de los truenos al presentar al mundo el Galaxy Note Un terminal desmedido, agigantado, que rompía todos los cánones marcados hasta la fecha. Aquello no era un smartphone, era algo más. El mercado convulsionó y pronto surgieron como de la nada los vaticinios: aquello sería un sonoro fracaso, o bien Samsung habría dado con un nuevo nicho de mercado que pronto obtendría sus réditos. Pero nadie tenía claro cómo categorizar aquel smartphone sobrealimentado, ni qué destino tendría en el mercado.

Pero los coreanos fueron fieles a su intuición: había un hueco entre los smartphones convencionales y los tablets en su medida estándar. El usuario se había habituado a 'consumir' contenido en la palma de su mano y la pantalla más grande no suponía un impedimento: de hecho, era una ventaja sobre el tamaño convencional de los móviles. En ese extraño equilibrio, el Note era especialmente útil para la gestión de correos, el contenido multimedia, y una poderosa herramienta de productividad. El usuario parecía dispuesto a sacrificar parte de la portabilidad en aras de un mayor rendimiento del equipo y una pantalla más generosa. Pero Samsung se guardaba un as en la manga, ¿sabes cuál era?: el Note todavía podía ser más grande. Y lo fue: llegó el Galaxy Note II.
Y vaya que sí lo fue. Samsung disfrutó pronto las mieles del éxito. El 'phablet' (categoría inaugurada con todos los honores por el terminal) fue un éxito de ventas. Y lo que es más interesante, al usuario no parecía importarle emplear aquella mala bestia -formato tableta de chocolate- como teléfono en plena calle. Adiós a las vergüenzas. El gigante coreano, a la vista de los resultados, se ha visto fuerte y no sólo ha repetido la experiencia, sino que ha vuelto a sorprender al mercado con el Note II, un terminal si cabe más grande, más potente y con un exquisito sabor a Jelly Bean que a buen seguro conquistará a su nicho de seguidores y a buena parte de los usuarios Android. Y los que no lo son. El Galaxy S III era ya una apuesta arriesgada, en términos de tamaño, pero el Note II parece superar todas las barreras de la física.

Pero además es potente, muy potente. Vamos con los datos. La descomunal pantalla de 5,5 pulgadas esconde a un potro desbocado en su interior: Exynos quad core a 1,6 GHz, 2 GB de RAM, más almacenamiento, y una descomunal batería de 3.100 mAh, todo ello aumentando su peso en apenas 2 gramos (no dejes de ver nuestro desempaquetado). El salto de versiones lo comprobamos en una detallada tabla comparativa. Con semejantes argumentos es fácil deducirlo: el Note II es un auténtico peso pesado en materia de productividad, pero es que además, el usuario que supere la extraña sensación de mantener una conversación con semejante dispositivo pegado a la oreja, descubrirá que la plataforma ofrece muchísimas posibilidades, también en el terreno del ocio. El nuevo terminal supera las marcas de su hermano pequeño, pero no las pulveriza: en este sentido, algunos usuarios han sentido una cierta decepción al esperarse algo más en la nueva versión, pero ¿realmente era necesario un salto en prestaciones más llamativo?


Centrémonos ahora en los rivales, aunque parece difícil encontrar un competidor que alcance esas medidas mastodónticas. Pero en realidad, no nos engañemos: el Note II no compite en un segmento específico de usuarios que busca un megasmartphone, sino que rivaliza con los primeros espadas del mercado. El Note II se verá las caras con sus coetáneos en el mercado, y se medirá frente a rivales de calado como el One X+ o Lumia 920 y por descontado el cotizado iPhone 5 que únicamente ha crecido a lo alto y parece liliputiense al lado de la última apuesta de Samsung. Pero como apuntamos, su verdadero rival está en casa: el Galaxy S3 será una opción a considerar para los que quieran optar por un smartphone de última generación, y si no nos crees, echa un ojo a la comparativa que ha llevado PhoneArena. Que le hablen a Samsung de canibalización...

¿Tendrá éxito la segunda generación del Note? Con el bagaje de su predecesor cualquiera se atreve a vaticinar un fracaso de un producto tan bien planteado y terminado como el de los coreanos. No será de masas, no será un killer, pero tiene su público y ha ido abriendo mercado con firmeza. Un smartphone del que podemos decir en toda la extensión de la expresión:"pero... ¡qué grande eres!".

[Más información: PhoneArena]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)



Galerías destacadas



Noticias AOL