Skip to Content

AOL Tech

HTC Desire X, análisis

HTC Desire X, análisis video
Cuando uno pasa tanto tiempo mirando a las estrellas se arriesga a perder la perspectiva de las cosas. En Engadget estamos acostumbrados a probar lo último de lo mejor (no lo vamos a negar; hemos tenido trabajos menos gratos), hasta el punto de que cuando llega el momento uno ya no se plantea cambiar de teléfono, PC o aspiradora si no es por el tope de gama, obviando que hay productos de gama media que son plenamente satisfactorios y no requieren un elevado desembolso.

El HTC Desire X se presenta sobre el papel como uno de esos productos, pero... ¿será así? Acompáñanos tras el salto si quieres conocer en más detalle qué nos ha parecido este agradable androide de gama media con el chunda-chunda de Dr Dre incorporado.


Vistazo en vídeo




[Vídeo en YouTube]

Hardware y diseño


Vamos a empezar diciendo que el Desire X no es un teléfono precisamente fotogénico. Esto no es algo necesariamente negativo. Aunque en las fotos oficiales puede parecer un móvil bastante anónimo, su carcasa blanco mate, la forma en la que el cristal de la pantalla se engasta cubriendo parte de los laterales, los detalles en aluminio pulido y la ligera curvatura inferior le confieren un aspecto realmente agraciado en persona, además de muy cómodo de sostener. La diferencia de relieve en los costados hace que sea más complicado introducir parte del dedo de forma accidental en la pantalla, mientras que el desnivel del fondo hace más sencillo coger el teléfono con seguridad.

Repasando de forma más detenida su diseño, en la parte superior encontramos el conector de 3,5 mm para los auriculares y el botón de encendido. Haciendo presión en la esquina superior derecha, justo encima de la cámara (esquina superior izquierda si lo miras desde atrás) se libera la carcasa trasera, exponiendo las ranuras para la tarjeta SIM y la tarjeta microSD, así como la batería. En los laterales se encuentra el conector microUSB (izquierda) y el control de volumen (derecha). Detrás encontramos la cámara de cinco megapíxeles, rodeada por un gran marco de aluminio con un aro coloreado (de nuevo, mucho más agradable en vivo) y las perforaciones del muy ruidoso altavoz trasero. En cifras, hablamos de 118,5 x 62,3 x 9,3 mm y un peso de 114 gramos. No vamos a decir que sea un móvil de pitiminí, pero acostumbrados como estamos a los tabletófonos de última generación, el Desire X se nos antoja sorprendentemente portable. Durante nuestro periodo de convivencia con él, incluso nos llegamos a olvidar de que estaba en nuestro bolsillo; toda una sensación que merece ser redescubierta en estos tiempos de PCs disfrazados de teléfono.


El hardware en sí mismo enfoca al Desire X contra el pelotón de teléfonos de gama media. Su pantalla Super LCD de cuatro pulgadas y 800 x 480 píxeles así lo implica (sobre el papel, porque el contraste es realmente estupendo), seguida por un procesador Snapdragon S4 dual core a 1 GHz de esos que últimamente se están colando en mil y un dispositivos. Se acompaña por 768 MB de RAM para mover Android 4.0 Ice Cream Sandwich con un par de brochazos de Sense; imprescindible en todo terminal HTC.

Curiosamente, y a pesar de la presencia del sistema de mejora de bajos Beats, HTC no ha incluido una generosa cantidad de memoria para almacenar tus canciones y películas; sólo hay 4 GB de memoria disponibles (algo menos si se descuenta lo que ocupan las aplicaciones incluidas), de forma que el usuario deberá ampliar esta cantidad usando tarjetas microSD. Es una cantidad muy escasa para los tiempos que corren, y aunque las microSD prácticamente están regaladas, duplicar la memoria interna las haría innecesarias para muchos consumidores. Por cierto, hemos notado que el teléfono no indica bien la cantidad de memoria disponible, dando poco más de 1 GB en el informe del sistema operativo a pesar de que hemos introducido varios GB; esperamos que esto sea resuelto próximamente con una actualización.


HTC Desire X
Sistema operativo Android 4.0 Ice Cream Sandwich
Interfaz Sense 4.0
Pantalla Super LCD 4 pulgadas
Resolución panel 480 x 800
Procesador Qualcomm Snapdragon
MSM8225 a 1 GHz
GPU Adreno 203
RAM 768 MB
Almacenamiento 4 GB (ampliables vía MicroSD)
25 GB en Dropbox durante dos años
Conectividad GSM 850/900/1800/1900
HSPA/WCDMA 900/2100

WiFi b/g/n, Bluetooth 4.0, DLNA
NFC No
Cámara trasera 5 MP con autoenfoque y flash LED, f2.0, modo ráfaga de 2,5 fotos por segundo
Cámara frontal No
Grabación de vídeo 800 x 480
Sensores G-Sensor, sensor de proximidad, sensor de luz, A-GPS
Batería 1.650 mAh
Medidas 118,5 x 62,3 x 9,3 mm
Peso 114 gramos
Prestación especial Sonido Beats Audio
Contenidos estuche Manuales de uso, cable USB, enchufe, auriculares
Precio 329 euros en modalidad libre

Rendimiento y autonomía


Pero... y ¿qué tal se comporta? Pues bastante aceptablemente. Su procesador Snapdragon S4 ha demostrado una solvencia magnífica para lo que se espera habitualmente de un teléfono de gama media, moviendo Android con gran fluidez y ejecutando aplicaciones de todo tipo sin pestañear, aunque en alguna ocasión Sense ha carraspeado, paralizándose durante un par de segundos antes de continuar su transición entre menús. No podemos pensar que sea por falta de potencia, y considerando la ocupación de la RAM diríamos que tampoco guarda relación con la memoria, sino con el código de la propia interfaz personalizada de HTC, que por lo demás ha funcionado sin tacha.

Si lo que buscas son benchmarks en lugar de impresiones subjetivas, estos son los resultados de laboratorio:

HTC Desire X Panasonic Eluga (dL1) Sony Xperia S
Quadrant 2.651 1.666 2.857
Vellamo 1.0 1.118 722 --
Vellamo 2.0 HTML 5: 1155
Metal: 324
-- --
AnTuTu 4.978 4.808 --
SunSpider 0.9.1 (ms)* 2.059,3 4.548,2 2.653
Neocore (fps) 58,1 60,5 59,5
NenaMark1 (fps) 58,3 48,9 55,9
NenaMark2 (fps) 35,4 26,1 35,3
*SunSpider: las puntuaciones más bajas son mejores


Es necesario decir que el procesador S4 usado por el Desire X es relativamente nuevo y todavía no hemos tenido ocasión de actualizar nuestra base de datos con más teléfonos comparables en tamaño y prestaciones, así que esta tabla no debería entenderse como un combate directo entre rivales. Pese a ello, el papel y la situación de este teléfono deberían quedar más que claras. Por supuesto, hay otros factores importantes que señalar. La autonomía es uno de ellos, y en este aspecto hemos conseguido sacarle cerca de dos días seguidos (un día y 20 horas para ser más precisos) con el WiFi activado y navegando con 3G. Por otro lado, la antena WiFi ha demostrado tener un buen alcance, dado que en una habitación semi-soterrada donde muchos otros teléfonos ni siquiera huelen la señal del router, nuestro HTC podía conectarse para leer nuestros mensajes sin recurrir al 3G. Es algo a considerar.



Cámara y multimedia


Posiblemente la cámara del HTC Desire X sea el punto más contradictorio de un teléfono que de otra forma sería bastante coherente. Así como sus cinco megapíxeles ni matan ni terminan de estar fuera de lugar en un terminal de gama media, a estas alturas nos deja absolutamente patidifusos el hecho de que HTC no haya contemplado la posibilidad de grabar vídeo a más de 800 x 480 píxeles de resolución. Ni siquiera a 720p. Es todavía más sorprendente cuando las cámaras iban a ser uno de los aspectos más cuidados por la compañía en sus últimos lanzamientos.

El apartado fotográfico cumple su función sin sorpresas. Como es habitual en el 90% de los teléfonos móviles, las fotos nocturnas suponen todo un problema para el Desire X, pero a la luz del día o bajo una buena iluminación artificial se pueden conseguir buenos resultados. Es importante trastear con las opciones cuando la luminosidad juega en contra del sensor, y usando el modo de baja iluminación es posible sacar detalles que de otra forma serían enterrados por el ruido. Lo mismo podemos decir del modo macro. Para los que busquen dar un efecto diferente a sus fotos, la cámara ofrece diversos filtros y una opción HDR. Probablemente lo mejor de la cámara del Desire X sea su elevada velocidad, que prácticamente destierra el retraso del disparador virtual; a efectos prácticos es imperceptible. Su rendimiento general como cámara de fotos podríamos considerarlo satisfactorio, sin destacar por arriba o por abajo.

El apartado del vídeo, como decíamos, es el peor aspecto de la cámara del Desire X, si no de todo el teléfono. No sólo a estas alturas 800 x 480 píxeles resultan insuficientes en un teléfono de gama media, sino que encima la calidad de imagen es bastante pobre, con una compresión elevada que contribuye a la pérdida de detalles. Olvídate de usarla para conservar tus conciertos favoritos. Podemos añadir que HTC no ha incluido una cámara frontal para videoconferencias.

Sería inadecuado terminar este punto sin mencionar que HTC ha introducido sonido Beats Audio en su teléfono. Beats Electronics, socia de HTC, afirma que su tecnología mejora el sonido de las canciones no para que suenen mejor sino para que suenen "exactamente como quería el artista", pero lo cierto es que el efecto más notable con muchísima diferencia es el refuerzo de bajos, aislados y potenciados para que la música tenga mucha más pegada. Considerando que la mayoría de los teléfonos tienen un sonido algo ratonero, no me parece una mala opción. Si el procesamiento no te convence (no recomendaríamos usarlo para escuchar música clásica o rock con bajos muy dominantes) siempre puedes desactivarlo sin problema alguno.





[Vídeo en YouTube]

Conclusión

El HTC Desire X es un teléfono con todo lo necesario para satisfacer las necesidades básicas de los usuarios que busquen un smartphone moderno con cuerda para aguantar durante un tiempo. Su procesador ha demostrado sobradamente su valía con Ice Cream Sandwich y a pesar de su reducida cantidad de RAM no hemos encontrado dificultad alguna ejecutando las aplicaciones típicas. Sus mayores lagunas son una capacidad interna muy limitada, por fortuna fácilmente solventable gracias a los bajos precios de las tarjetas microSD y una cámara de vídeo por debajo de lo que se espera. La resolución de su pantalla se equilibra con el elevado contraste de su panel Super LCD, y la inclusión de Beats Audio es siempre un extra agradecido.

En términos generales el HTC Desire X cumple sobradamente los requisitos marcados a un terminal de gama media, y aunque no es un teléfono perfecto, nada nos impide recomendarlo a aquellos usuarios que busquen un móvil ligero, muy manejable y de funcionamiento intachable sin tener que irse a modelos más caros. El precio del HTC Desire X en modalidad libre es de 329 euros.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL