Dos días después se su presentación, el nuevo MacBook Pro de 13 pulgadas con pantalla retina ha pasado por la mesa de iFixit. Dejando a un lado los datos técnicos de la pantalla de alta resolución que ya analizaron con el modelo de 15 pulgadas, en esta ocasión centran su atención en el proceso de desmontaje del resto del equipo. Y no hay mucho de que sorprendernos, ya que bajo el minimalismo de la carcasa y el cuerpo del portátil se esconden tornillos de rosca especial, RAM soldada a placa y baterías pegadas a la carcasa, aunque en esta versión, esta últimas han sido más fáciles de retirar que en el modelo de mayor tamaño (no se ha necesitado pistola de calor). Así pues, todos estos puntos han obligado que el grado de reparación se quede únicamente en el 2 sobre 10 de iFixit, algo bastante típico en la familia de productos de Apple. Te dejamos con el enlace de lectura para que puedas ver la estupenda galería de imágenes que han preparado para este despiece.

El nuevo MacBook Pro de 13" con Retina Display despiezado por iFixit