Skip to Content

AOL Tech

ARM promete hasta tres veces la potencia de los smartphones actuales con los nuevos chips Cortex-A50

ARM promente hasta tres veces la potencia de los smartphones actuales con el nuevo Cortex-A50
Mucho se ha hablado sobre la hoja de ruta de ARM y la clase de prestaciones que nos aguardan prácticamente a la vuelta de la esquina gracias a su nueva arquitectura V8 de 64 bits, pero permítenos advertirte ya de que esto es sólo el comienzo.

La firma británica ha descubierto los puntos esenciales de su nuevo chipset Cortex-A57, con el que busca ofrecer "tres veces la potencia de los smartphones tope de gama de hoy" sin aumentar su consumo como sería lo habitual, o si así lo desean los fabricantes, mantener la potencia de sus dispositivos actuales al tiempo que incrementan su eficiencia hasta cinco veces en comparación con los registros posibles con la tecnología de hoy.

Estas cifras no serán constatables hasta que los A50 estén disponibles en el año 2014, y suponen no sólo una declaración de intenciones por parte de ARM, sino además una advertencia para Intel, dado que gracias a estos procesadores ARM podrá hacer su incursión en segmentos hasta ahora alejados de su alcance.



El aumento de prestaciones de los procesadores A57 estará directamente relacionado con el incremento de la capacidad de procesamiento en paralelo de los chipsets, las mejoras en la interconexión entre núcleos y memoria, su GPU de nueva generación Mali T-600 y otros ajustes a nivel de arquitectura. Solamente a nivel gráfico ya deberíamos estar hablando de vídeo 4K y 8K, pero es que el rendimiento y la modularidad de los chips de arquitectura V8 harán posible que se cuelen en ordenadores personales (Surface es sólo el comienzo) y servidores empresariales como propuesta modular y de bajo consumo. Aquí es donde de verdad las cosas se ponen interesantes para ARM.

Por supuesto, los dispositivos V8 serán retrocompatibles para respetar el actual ecosistema de software y tendrán múltiples variantes para ajustarse a más requisitos que los de los fabricantes de productos de alta gama. Por ejemplo, las compañías y los consumidores que no requieran potencia a espuertas tendrán a su disposición el Cortex-A53, que estará orientado principalmente a dispositivos de bajo consumo y tamaño reducido. Teóricamente los benchmarks de rendimiento deberían ponerlo en sintonía con los "viejos" Cortex-A9, pero será compatible con aplicaciones de 64 bits y (esto es crítico) será tan eficiente como diminuto.

A pesar de ser comparables con un A9, los A53 sólo ocuparán una cuarta parte incluso utilizando transistores del mismo tamaño, y serán hasta cuatro veces más eficientes. Por supuesto, la autonomía real de los dispositivos que lo instalen dependerá en gran medida de otros factores (ahora mismo estamos pensando en el océano de píxeles que podremos tener para entonces en las pantallas de móviles y tablets), pero considerando la velocidad a la que se están moviendo la industria, especular sobre la clase de dispositivos que veremos en dos o tres años es meternos en el terreno de la ciencia ficción. Casi literalmente.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL