En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Nexus 4, huracanes a Google...
¡Ay amigo!, menudo fin de año estamos viviendo. La avalancha de lanzamientos parece no tener fin y cada fabricante está echando toda la leña al fuego como si se tratara de una guerra a vida o muerte. Y lo es. El mercado de la telefonía móvil vive una ebullición tal que francamente uno no recuerda una situación similar en el pasado. En este complejo segmento se libran dos batallas a cara de perro: la de las plataformas, y la de los fabricantes. ¿Cuál es más cruenta? Es difícil determinarlo, sobre todo porque están fuertemente relacionadas. Por resumirlo brevemente y en dos líneas, Android es la plataforma predominante y la que además crece a mayor ritmo, frente a un iOS que también goza de buena salud, pero con una masa crítica más reducida. El resto de plataformas se difumina entre las que claramente pierden usuarios en una sangría a la que nadie puede poner coto, y las que apuestan por un futuro plagado de incertidumbres.

A Android le van bien las cosas, como apuntamos, pero Google no quiere perder las riendas de una plataforma que acumula cada vez más usuarios. Sin entrar en la clásica batalla de las plataformas, diremos que su sistema operativo es versátil, potente y ofrece unas elevadísimas posibilidades de configuración en un armonizado matrimonio con la experiencia de usuario. Pero los de Mountain View conocen mejor que nadie lo que puede dar de sí su sistema operativo y qué mejor manera de demostrarlo que comercializar un dispositivo que conjugara lo mejor del hardware con la versión más avanzada de Android. Una boda por todo lo alto cuyo protagonista responde al nombre de Nexus 4. ¿El mejor móvil del mercado? Lo vemos.
Y lo cierto es que casi no llega. Como sabes, la costa este estadounidense sufrió el azote del huracán Sandy lo que obligó a Google a cancelar inicialmente la presentación del Nexus 4 que iba a celebrarse en Nueva York. La noticia corrió como la pólvora y todo el mundo dio por supuesto que el terminal llegaría más tarde, pero no. Los californianos siguieron adelante con los planes y presentó al mundo su, hasta la fecha, más ambiciosa apuesta en el mercado de la telefonía móvil. El Nexus 4 llega dispuesto a todo y con ganas de bronca, y lo cierto es que no le faltan argumentos para liarla en el mercado. Para muestra de las intenciones del gigante de Mountain View, un botón: Google afirma que el procesador del Nexus 4 es "el más rápido del mercado".

¿Y cuáles son los argumentos que presenta el nuevo buque insignia de la casa? Lo primero que hay que destacar es que el terminal lo ha fabricado LG siguiendo las directrices exactas de Google y eso se ha dejado notar, para bien, en la configuración y acabado del equipo. Como podrás suponer, los coreanos no han partido de cero en el desarrollo de este equipo, sino que han tomado como referencia a un terminal que ya acumula muy buenas críticas, el Optimus G. Este modelo ha servido de inspiración, pero no ha censurado para nada la creatividad de los ingenieros vinculados en su desarrollo. Buscando un símil, son primos, pero no hermanos. Las diferencias son notables, comenzando por las esquinas curvas de este equipo, o que esté dotado de la siempre conveniente carga inalámbrica.


Como antes hemos mencionado, Google ha sacado pecho en lo que respecta a las especificaciones del equipo, y no le faltan argumentos. El Nexus 4 cuenta con un procesador Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos con los que apunta en el reloj los 1,5 GHz, cámara trasera de 8 megapíxeles con lente f/2.4 (herencia directa del Optimus G) y frontal de 1,3 MP, y todo ello bajo una pantalla IPS de 4,7 pulgadas (sí, otro que se apunta a los grandes formatos) y resolución de 1.280 x 768. A destacar también la parte trasera acristalada del equipo que le confiere una notable sensación de calidad y solidez al equipo, aunque no tenemos muy claro si es lo más adecuado en caso de caídas. Semejante despliegue necesita combustible, y Google lo ha confiado en la generosa batería de 2.100 mAh, que por cierto, como te hemos apuntado, puede cargarse de forma inalámbrica mediante un accesorio bautizado como Wireless Charging Orb y que transfiere la energía mediante la inducción, al igual que hemos visto en otros modelos del mercado. Y no olvidemos, por supuesto, el precio de derribo que pondrá patas arriba al mercado: a partir de 299 euros por uno de los smartphones más avanzados del momento. Esto es la guerra.

A falta de que podamos poner las garras encima de este atractivo smartphone, pocas críticas, sobre el papel, puede asumir el equipo. Pero las hay. La más notoria llega de Estados Unidos y parece que con solvencia: el smartphone carece de LTE, algo que pasará desapercibido fuera de ese mercado pero que no ha sentado nada bien en un país en el que el despliegue de la citada red avanza con pie firme. Parece que la madre naturaleza no ha sido capaz de impedir que Google provoque su propia tormenta con un dispositivo de última generación y que sin duda va a animar un mercado cada vez más competitivo. Huracanes a Google...

[Más información: InformationWeek y Google Play]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

19 COMENTARIOS

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)