Skip to Content

AOL Tech

iPod nano (7G) y shuffle (4G), conocemos más de cerca a los renovados reproductores de Apple

ipod nano 7G shuffle 4G analisis
No todo va a ser grandes cacharros en el universo Apple. La compañía manzanera también renovó hace poco sus nuevos modelos de iPod, presentando, además de un iPod touch del que te hablaremos próximamente, una nueva generación del carismático nano y añadiendo nuevos colores al diminuto shuffle. Ahora los reproductores caen en nuestras manos para que les peguemos un repaso más de cerca y podamos contarte así qué tienen de nuevo los dos dispositivos más pequeños del catálogo de Cupertino.

¿Te animas a conocerlos con nosotros? Pues te andamos esperando tras el salto. Adelante.


Repaso en vídeo



[Ver vídeo en YouTube]


Tabla de especificaciones


iPod shuffle 4G iPod nano 7G
Pantalla No 2,5"
Resolución del panel --- 432 x 240 (202 ppp)
Almacenamiento 2 GB 16 GB
Tamaño 2,9 x 3,16 cm 7,65 x 3,96 cm
Grosor 0,87 cm (pinza incluida) 0,54 cm
Peso 12,5 gramos 31 gramos
Bluetooth No 4.0
Radio FM No
VoiceOver
Autonomía Hasta 15 horas de reproducción de audio Hasta 30 horas de reproducción de audio
Hasta 3,5 horas de reproducción de vídeo
Conectores Puerto de 3,5 mm Lightning
Puerto de 3,5 mm
Auriculares Auriculares de Apple Auriculares EarPods
Enlaces de interés Anuncio oficial
Análisis shuffle 4G
Anuncio oficial
Análisis nano 6G

iPod shuffle


Dado que el shuffle ha recibido la "actualización" más pequeña, comenzaremos por él. En realidad este iPod sigue siendo el mismo modelo de 4ª generación que se lanzó el año pasado, solo que ahora se ofrece en una buena cantidad de colores nuevos con los que conquistar al personal.


De esta forma, nos encontramos con la misma experiencia que ya te contábamos hace un tiempo, ofrecida por un ínfimo dispositivo de sólo 12 gramos y medio y 8 mm de grosor (pinza incluida), que prácticamente hará que no te des cuenta que lo llevas encima. Su cara principal está presidida por la antológica rueda de control de la firma, ofreciendo una buena pulsación a nuestros dedos, mientras que en la parte superior, y en un único canto, se dan cita el resto de botones del aparato: modo de reproducción/encendido del reproductor, la tecla VoiceOver -para obtener información de las pistas o el estado de la batería, por ejemplo-, y el puerto de auriculares (3,5 mm).

Su zona trasera sigue contando con la útil pinza de agarre (tremendamente práctica para llevar el reproductor contigo cuando quieras y al mismo tiempo no perderlo de vista), sobre la que queda impreso el característico logo de la casa en color plata.


A pesar de que no se ha tocado un ápice de su aspecto, lo lógico (y deseable) hubiera sido que el shuffle viniese en su correspondiente embalaje con los nuevos EarPods, los ergonómicos auriculares que Apple lanzó junto al iPhone 5. Cuál ha sido nuestra sorpresa sin embargo al encontrarnos con que ni tan siquiera en eso han querido los de Cupertino meter mano en esta ocasión, ofreciéndose el tradicional modelo de auricular que hemos conocido en el pasado.

Como estarás viendo, en nuestro caso la unidad de análisis que hemos recibido es de color rosa, pero, como decíamos, Apple aprovechó el pasado 9 de septiembre para introducir en el catálogo siete renovados colores: negro, gris, morado, amarillo, verde, celeste y rojo -este último perteneciente a la línea solidaria (Product) RED de la compañía-. El precio es evidentemente el mismo que marcaba con anterioridad a este despliegue de color, suponiendo un desembolso de 49 euros.


iPod nano



Sin duda todo lo que no ofrece de nuevo el iPod shuffle, lo hace el iPod nano. La séptima generación de este reproductor ha dejado de lado las proporciones cuadradas con las que nos sorprendió a todos en 2011 para volver a apostar por el dibujo rectangular y, por ende, por una pantalla más grande.

El nano 7G aterriza así en nuestra mesa de análisis con un panel de 2,5 pulgadas de tipo multitáctil -cuyo cristal sobresale discretamente sobre la superficie de la carcasa-, bajo el que se introduce el botón de Home de la firma -por primera vez en un nano-, de cómoda y buena pulsación. El dibujo por tanto que tenemos ahora es de un dispositivo marcadamente alargado en el que la pantalla cobra mucho mayor protagonismo.

Su lateral derecho -visto desde el frente- queda totalmente desnudo, mientras que el izquierdo es el lugar elegido para la colocación de los controles de volumen. En la zona superior se aloja la tecla de encendido/bloqueo y en la inferior se emplazan el puerto de 3,5 mm y el conector Lightning, que por supuesto no podía faltar en la nueva remesa de iPods de la casa. Su espalda es de un acabado mate muy suave (similar al del iPad mini) y en ella sólo encontraremos el logo de la manzana, la inscripción de 'iPod' -ambos de efecto brillante- y toda la retahíla de inscripciones y permisos varios de regulación.

En la mano se siente ridículamente ligero. El nano 7G pesa sólo 31 gramos, cuenta con un grosor realmente delgado (5,4 mm) y ocupa muy poco en la mano, por lo que la sensación de ligereza está continuamente presente durante su uso. Quizás esta levedad no hace buena combinación con la suavidad de su carcasa, y es que este combo puede provocar la impresión de que se nos va a resbalar de las manos más fácilmente.

Si tuviéramos que señalar su mayor defecto a nivel anatómico, sería tal vez la ausencia de la pinza trasera (algo que sí ofrecía su generación previa). Siendo tan pequeño y ligero, hubiera sido deseable que siguiera presente para agarrar donde deseemos sin miedo a perderlo o que se nos caiga –podrías llegar a llevarlo en el bolsillo del pantalón y no notar que se te cae, por ejemplo-. De querer llevarlo contigo, tendrás por tanto que llevarlo en un bolsillo, en la mano o hacerte con alguna funda especial que incorpore la añorada pinza, no son muy abundantes, pero existir, existen.

En cuanto a su interfaz, muy comentados han sido su rediseñados iconos, ahora de tipo redondeado en lugar de cuadrado. Más allá de una cuestión personal sobre su estética –puestos a elegir nos convencía más la versión previa-, la interfaz sigue siendo similar a la del nano 6G, ofreciendo acceso rápido y directo a las principales funciones del equipo: Música, Vídeos, Fitness –integrado con Nike+ para el registro de nuestras caminatas o carreras-, Podcasts, Fotos, Radio, Reloj y Ajustes.

Al igual que pasa en iOS, también aquí podremos dejar el dedo pulsado para mover los iconos, reorganizándolos como queramos; y manejarnos por sus menús sigue sin tener ningún misterio, manteniendo el mismo aspecto a la hora de organizar el contenido. De la misma forma, podremos movernos entre las distintas pantallas con solo deslizar el dedo hacia la derecha o izquierda.


Para tener una mejor sensación de experiencia, es necesario contar también con una pantalla que cumpla con lo esperado. Como apuntábamos con anterioridad, el nano 7G ofrece un panel de 2,5 pulgadas, con una resolución de 432 x 240 píxeles que logra una calidad de imagen aceptable para el tipo de producto que buscamos. Su sensibilidad también resulta buena, con una óptima respuesta a los mandatos de nuestros dedos, y su formato 16:9 resulta cómodo para la visualización de contenidos (tanto foto como vídeo).

Cabe señalar la presencia ahora de Bluetooth 4.0, hasta ahora ausente en esta línea, así como de radio FM, algo que por ejemplo se echa en falta en el previamente comentado shuffle. El puerto Lightning es también una novedad en esta generación, que, al igual que sus hermanos iPhone y iPads, apuesta por los 8 pines que tanto revuelo montaron en su momento. Lo cierto es que para los que cuenten con algún tipo de equipo que haga uso de los anteriores 30 pines, la propuesta manzanera debe hacerles de todo menos gracia, sin embargo, al mismo tiempo también hay que saber valorar que el nuevo conector ocupa menos especio que su antecesor y que se encuentra más acorde con el diseño del esbelto reproductor.

En un equipo de tan pequeñas dimensiones, la batería es sin duda un aspecto a tener en cuenta. Apple apunta que el nano es capaz de aguantar 30 horas de reproducción musical con carga completa y, efectivamente, el pequeño equipo de la casa logra aguantar más de un día completo de uso sin necesitad de carga. Evidentemente estos números se reducen cuando hablamos de la función radio, en cuyo caso hemos encontrado que el nano puede arrojar unas 9 horas y media de uso.

El iPod nano puede adquirirse en un único tamaño, 16 GB, a un precio de 169 euros.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL